La actualidad de todo Vall d'Hebron

El Programa de Salut Mental Perinatal de Vall d’Hebron visibiliza y cuida la salud mental de la mujer en el embarazo y posparto

Miércoles, 5 Mayo, 2021

Dos de cada diez mujeres sufren problemas de salud mental desde que deciden ser madres, durante el embarazo y en el primer año de vida de su hijo. Un 30% padece un trastorno de ansiedad. El Programa de Salud Mental Perinatal de Vall d’Hebron acompaña a la mujer que tiene una patología psiquiátrica previa o que debuta durante el embarazo o en el puerperio. El Día de la Salud Mental Materna quiere romper tabúes y dar visibilidad a un problema que pueden sufrir todas las mujeres.

Dos de cada diez mujeres presentan problemas de salud mental desde que deciden ser madres, durante el embarazo y/o en el primer año de vida del bebé. Estas patologías, además de causar sufrimiento en las mujeres, pueden dificultar que las que son madres puedan establecer un buen vínculo con sus hijos. Por lo tanto, si no se trata, el desarrollo del bebé también puede verse afectado. Para tratar estas patologías en las mujeres embarazadas y velar por el mejor desarrollo del vínculo entre madres e hijos, el Programa de Salud Mental Perinatal del Hospital Universitari Vall d’Hebron trabaja para hacer un diagnóstico temprano y aplicar el mejor tratamiento.

“El embarazo y el posparto es el momento vital en que una mujer tiene más riesgo de sufrir una enfermedad mental”, avisa el Dr. Miguel Sandonis, adjunto del Servicio de Psiquiatría. “Muchos trastornos debutan en esta etapa y los que ya están diagnosticados se pueden descompensar”, matiza. Entre las causas hay factores biológicos –las hormonas–, genéticos, psicológicos y sociales. “La falta de apoyo social y la soledad son factores de riesgo, no es el mismo una madre que pasa el día sola con su bebé, que una mujer que tiene al lado a su madre, la hermana o la vecina”, añade el Dr. Miguel Sandonis.

“Tenemos que ser conscientes de que le puede pasar a cualquier mujer. Igual que un parto puede complicarse, tendríamos que hablar más sobre que un porcentaje de mujeres puede tener adversidades emocionales o depresión durante el embarazo o el posparto y que si esto pasa puede pedir ayuda”, explica la Dra. Gemma Parramon, jefa de la sección de Psiquiatría de Vall d’Hebron. “El problema crece cuando las mujeres esconden sus síntomas por temor a los prejuicios sociales y culturales que hay en torno la salud mental y por miedo a ser tildadas de malas madres”, alerta la Dra. Gemma Parramon, al frente del equipo de Psiquiatría y Psicología Perinatal. Y, por lo tanto, dejan de recibir ayuda por parte de profesionales especializados. Alrededor de un 75% de los problemas de salud mental que acontecen durante el embarazo y el posparto que no se diagnostican ni se tratan.

El Programa de Salud Mental Perinatal de Vall d’Hebron acompaña tanto a la mujer que tiene una patología psiquiátrica previa como si ésta debuta durante el embarazo o después del parto. El objetivo es ofrecer el apoyo de especialistas y hacer un seguimiento estrecho de las madres que sufren estos tipos de trastornos mentales. Desde el Programa se defiende que las patologías psiquiátricas no son motivo para impedir a la mujer ser madre. Siguiendo el tratamiento adecuado pueden conseguirlo con el mismo éxito que una mujer que no sufre ningún trastorno. La Dra. Gemma Parramon asegura que “todas las mujeres pueden elegir si quieren ser madres“. “Conocemos cómo evolucionan las patologías mentales durante el embarazo, sabemos cómo tratarlas y siempre hablamos con las pacientes sobre los riesgos y los beneficios de los tratamientos”, comenta. 

La Dra. Maya Brik, especialista del Servicio de Obstetricia e investigadora del Grupo de Investigación en Medicina Materna y Fetal del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), remarca la importancia del cribado del Protocolo de Seguimiento del Embarazo, impulsado por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya. Para detectar casos de mujeres con problemas de salud mental se hace un cuestionario durante el primer y segundo trimestre del embarazo. En caso de que la mujer sufra un trastorno mental, se puede empezar un tratamiento cuanto antes mejor. 

Los profesionales de Psiquiatría de Vall d’Hebron reciben derivaciones de pacientes por parte de los centros de la Unidad de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (ASSIR) y de Atención Primaria (CAP), pero también de los Centros de Salud Mental, así como del Centro de Atención y Seguimiento a las Drogodependencias (CASO) y del Servicio de Obstetricia del Hospital.

El protocolo de acción se basa en dos tratamientos; el farmacológico y el psicológico. “La suspensión de los psicofármacos durante el embarazo o la lactancia por desconocimiento sobre la seguridad de los mismos comporta un gran riesgo de recaída de la patología que presenta la mujer. Pero hay muchos psicofármacos que son seguros para el feto y el bebé y permiten que la mujer se mantenga sin síntomas” explica la Dra. Gemma Parramon. 

El tratamiento psicológico es prioritario y siempre está basado en la evidencia. “Realizamos terapia cognitivo-conductual en sesiones individuales y grupales que tienen una función de prevención. Las mujeres están en un periodo de alta vulnerabilidad psíquica y por lo tanto este tratamiento, que está basado en la evidencia científica, tiene un impacto saludable en la vida de la mujer, del bebé, de la familia y de la sociedad en general”, comenta Maria Emilia Dip, psicóloga clínica del Programa de Salud Mental Perinatal. “El trabajo grupal es muy importante porque las mujeres se sienten escuchadas y comprendidas entre ellas, encuentran una comunidad y una tribu”, añade. Estas sesiones grupales y presenciales no se pudieron llevar a cabo durante el confinamiento. Según un estudio liderado por la Dra. Maya Brik, más de la mitad de las embarazadas sufrieron síntomas de depresión o ansiedad durante los meses de confinamiento. Por un lado, el estudio indica que durante los primeros meses de pandemia un 38% de las embarazadas tenía síntomas de depresión y un 59% tenía síntomas de ansiedad. Y, por otro, muestra que no recibir apoyo social durante el embarazo se relaciona con el desarrollo de ansiedad y depresión en situación de pandemia.

Actualmente, la situación de las mujeres que sufren un trastorno mental perinatal ha mejorado gracias a los adelantos en el diagnóstico y el tratamiento. Tal y como apunta la psicóloga clínica Maria Emilia Dip, “el trabajo del profesional del Programa de Salud Mental Perinatal no solo está enfocada en la mujer que recibe el tratamiento, sino que también lo está en el niño. Si estos trastornos no se tratan, la patología se puede cronificar y afectar el desarrollo del bebé o la relación de pareja”.

Comparte este contenido
Profesionales relacionados
Dr. Josep Antoni
Ramos Quiroga
Jefe de Servicio
Psiquiatría
Investigador Principal
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Psiquiatría
Dr. Marc
Ferrer Vinardell
Jefe de Sección
Psiquiatría
Investigador Principal
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Dra. Gemma
Parramon Puig
Jefe de Sección
Psiquiatría
Sra. Mercedes
Rodríguez Fernández
Supervisora de Enfermería
Dr. Jose A.
Navarro Sanchis
Dra. Maria Pilar
Lusilla Palacios
Sra. Anna
Beneria Gonzàlez
Psicólogo/a
Psiquiatría
Dr. Francisco
Collazos Sánchez
Dra. Amanda
Rodriguez Urrutia
Investigadora
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Dr. Christian
Fadeuilhe Grau
Dra. Raquel
Vidal Estrada
Dra. Natàlia
Calvo Piñero
Investigadora
Psiquiatría, Salud Mental y Adicciones
Dra. Mar
Ramos Gascon
Noticias y actividades