La actualidad de todo Vall d'Hebron

El Proyecto Luca de Ricky Rubio sigue con tres nuevos pacientes oncológicos pediátricos de Vall d’Hebron

rubio
Viernes, 20 Noviembre, 2020

El Proyecto Luca es una iniciativa de The Ricky Rubio Foundation, el Hospital Universitario Vall d’Hebron y el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya para dar apoyo motivacional y acompañamiento a pacientes oncológicos de Vall d’Hebron. 

El proyecto debe su nombre a Luca de la Vega, un niño tratado de cáncer con el que el jugador de la NBA Ricky Rubio entró en contacto hace tres años y lo acompañó durante el tratamiento oncológico. Además, Ricky Rubio invitó a Luca a ver un partido de la NBA como estímulo para reforzar su lucha contra la enfermedad.

La experiencia de Ricky Rubio fue tan positiva que en 2019 se institucionalizó esta iniciativa a través de su fundación. Luca también colaboró activamente dando apoyo motivacional a los pacientes oncológicos pediátricos del Proyecto Luca, participando en el mismo grupo de Whatsapp donde se encuentran los tres pacientes y el jugador de baloncesto para compartir las experiencias del día a día y haciendo videollamadas periódicas en grupo.

 

El Proyecto Luca sigue con tres nuevos pacientes

Este jueves, 19 de noviembre, se han dado a conocer los tres pacientes que participarán en el proyecto. Se ha hecho en un acto que ha tenido lugar a las 11.00 horas en la instalación deportiva de Next MVP de Badalona, propiedad de Ricky Rubio. Al acto han acudido los tres pacientes con las familias, los pacientes del Proyecto Luca de 2019 y el mismo jugador de la NBA, que ha aparecido para sorpresa de los pacientes, ha jugado con todos ellos y le han podido ver entrenar. Este año, la iniciativa se lleva a cabo en recuerdo de Erik, uno de los tres niños que participaron en el principio del proyecto y que nos dejó. Por este motivo, la edición de este año también recibirá el nombre de Proyecto Luca – En recuerdo del Erik.

Como explica el Dr. Lucas Moreno, jefe del Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica del Hospital Universitario Vall d’Hebron, estas iniciativas “son muy importantes para Vall d’Hebron porque nos ayudan a mejorar la atención humana y próxima a los pacientes, una atención que va más allá de la médica”. Para el Dr. Lucas Moreno, este proyecto permite “aportar ilusión” a los pacientes y que “el tiempo que los estamos cuidando sea el mejor posible teniendo en cuenta las dificultades que comporta una enfermedad como el cáncer”.

El deporte es un elemento clave de este proyecto, puesto que es un nexo de unión muy importante entre Ricky Rubio y los pacientes. De hecho, la amistad entre el jugador de la NBA y Luca surgió a raíz de la afición de los dos al baloncesto, ya que Luca tiene el mismo entrenador que tenía Ricky cuando jugaba de pequeño en Badalona. La relación entre los dos queda patente en la película-documental Stronger Together, estrenada el año pasado, que explica el viaje de Luca a Estados Unidos para ver un partido de la NBA y la amistad con Ricky Rubio.

Marina Bonfill, psicooncóloga del Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica, explica que el vínculo deportivo ayuda a los pacientes a “crear una comunidad entre ellos gracias a la afición compartida y los valores del deporte como son la superación, el cuidado diario para estar bien y el trabajo diario para hacer un camino de largo recorrido como es un tratamiento oncológico”. Son los mismos valores que defiende Ricky Rubio, “una persona que también ha sufrido momentos difíciles a nivel personal y que se convierte en un referente para los pacientes”, afirma Marina Bonfill. Una de las actividades, precisamente, que harán los pacientes que participan en el Proyecto Luca será ir a ver conjuntamente un partido de baloncesto de esta temporada.

“La ilusión es el factor más positivo que aporta el Proyecto Luca”, asegura Esther Díaz, supervisora de Enfermería del Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica. “Lo vemos los profesionales que acompañamos a los pacientes, puesto que nos hablan de las ganas que tienen de conocer a Ricky y del apoyo mutuo que se dan. Si alguno de ellos tiene una recaída, los otros le apoyan. Son una piña”, concluye Esther Díaz.

Comparte este contenido