La actualidad de todo Vall d'Hebron

La rehabilitación de pacientes post-COVID-19 con secuelas graves se realiza en el Pavelló Salut Vall d'Hebron

Miércoles, 20 Mayo, 2020

Entre las secuelas más graves que puede producir la COVID-19 después de un ingreso prolongado destacan las miopatías, que producen parálisis secundaria.

La rehabilitación de pacientes que han superado la COVID-19 y que sufren secuelas graves se hace en el Pavelló Salut Vall d’Hebron. Se trata de pacientes que ya no son positivos por coronavirus y, por lo tanto, no pueden contagiar otras personas. Los profesionales del Servicio de Medicina Física también realizan en el Pavelló Salut Vall d’Hebron la rehabilitación de pacientes por otras patologías (secuelas neurológicas de ictus, fracturas, prótesis de rodilla u otras intervenciones quirúrgicas) y pacientes pediátricos que necesitan tratamiento ambulatorio. En el Pavelló Salut también se llevan a cabo las pruebas PCR a los pacientes que requieren ingreso hospitalario, que tienen visita con un gabinete o que se les tiene que hacer cualquier procedimiento que comporte manipulación de las vías aéreas o riesgo de aerosol. El Pavelló también acoge la Consulta de Atención Inmediata del Servicio de Medicina Interna y la Rehabilitación Ambulatoria.

Cómo explica la Dra. Judit Sánchez Raya, jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, “hemos habilitado una área terapéutica al Pavelló Salut para retomar nuestra actividad habitual y tratar a aquellas personas que han quedado más afectadas después de sufrir un ingreso por la COVID-19”. Entre las secuelas más graves que puede producir la COVID-19 después de un ingreso prolongado, al margen de la patología respiratoria, destacan las miopatías, un grupo de enfermedades  neuromusculares que se traducen en un deterioro del tejido muscular y producen parálisis secundario por diferentes causas, como por ejemplo la medicación. También las plexopatías, que se manifiestan con dolor y pérdida de movilidad y sensibilidad en el brazo y el hombro, y la atrofia severa por desuso de la musculatura después de un ingreso. Asimismo, hay pacientes que tienen un ictus como efecto secundario de la COVID-19.

“En el Pavelló Salut Vall d’Hebron hacemos fisioterapia y terapia ocupacional con los pacientes post-COVID dados de alta”, detalla la Dra. Judit Sánchez Raya: “realizamos tratamientos individuales de movilizaciones, ejercicios de potenciación de la musculatura, reeducación de la marcha, trabajamos el equilibrio, el tono muscular, la coordinación, las habilidades manuales, y reeducamos para realizar las actividades de la vida diaria”, enumera la Dra. Sánchez Raya. En definitiva, en el Pavelló Salut se realizan todas las modalidades de la rehabilitación que Vall d’Hebron hace con aquellas personas que sufren secuelas neurológicas u osteoarticulares.

El Servicio de Medicina Física y Rehabilitación realiza, conjuntamente con el Servicio de Neurología y el Servicio de Neumología, un seguimiento exhaustivo de pacientes con COVID-19 que han estado en la UCI y semicríticos y han desarrollado complicaciones graves. Su evolución se evalúa diariamente y se hace fisioterapia y terapia ocupacional individual en la habitación. Una vez los pacientes están estables medicamente, ingresan en la Unidad de Neurorehabilitación para hacer un tratamiento más integral e intensivo. Cuando reciben el alta en el domicilio, estos pacientes son tratados en el Pavelló Salut Vall d’Hebron.

El área terapéutica del Pavelló Salut Vall d’Hebron está equipada con todo el material necesario para llevar a cabo estos ejercicios de rehabilitación (camillas, dispositivos de electroterapia, colchonetas, pelotas, etcétera). Está previsto que atienda a 110 pacientes en el día, entre pacientes post-COVID con secuelas graves y adultos y niños que sufren otras patologías músculo esqueléticas.

El Servicio de Medicina Física y Rehabilitación de Vall d’Hebron ha sido clave en la atención a los pacientes con COVID-19 desde el inicio de la pandemia para minimizar la duración del ingreso hospitalario y las secuelas del virus.

Pacientes ingresados en la UCI

Rehabilitadores, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales apoyan a los profesionales sanitarios del Servicio de Medicina Intensiva –UCI, pacientes críticos y semicríticos– para favorecer la reducción gradual del apoyo de ventilación mecánica. Además, procuran la movilización precoz de estos pacientes.

El Servicio de Medicina Física y Rehabilitación trabaja de la mano con el equipo de Fisioterapia y Terapia Ocupacional, liderado por su coordinador Àlex Ginés y por Laura Yagüe. Un equipo de 22 fisioterapeutas y dos terapeutas ocupacionales se han dedicado a esta área específica en coordinación con el equipo médico.

Pacientes ingresados en planta

Una vez el paciente llega a planta, el tratamiento rehabilitador continúa con ejercicios de fisioterapia motora o respiratoria. También se hace una valoración instrumentada por el foniatra y el logopeda de cara a hacer tratamiento en aquellos casos necesarios a causa de la intubación. Así mismo, la mayoría de los pacientes con COVID-19, que no requieren cuidados intensivos también reciben estos tratamientos personalizados.

Seguimiento telefónico y telemático de los pacientes dados de alta

Durante los diez días posteriores a la alta hospitalaria de los pacientes que han sufrido COVID-19, el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación realiza seguimiento telefónico y telemático de los pacientes.

Comparte este contenido