La actualidad de todo Vall d'Hebron

La tasa de tuberculosis multirresistente en una zona rural de Angola es casi cuatro veces superior a la estimada por la OMS

Jueves, 22 Marzo, 2018

Profesionales de los servicios de Enfermedades Infecciosas y de Microbiología de Vall d’Hebron, con la colaboración de un experto de la Unidad de Apoyo a la Investigación del ICS Catalunya Central, han detectado que la tasa de tuberculosis multirresistente en la zona rural de Cubal (Angola) en pacientes que ya han sufrido la enfermedad previamente es del 71% (la OMS lo estimaba en el 21%).

El Hospital Universitario Vall d’Hebron ha liderado un estudio que ha permitido detectar que la tasa de tuberculosis multirresistente en la zona rural de Cubal (Angola) es cuatro veces superior a la estimada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En concreto, los expertos de Vall d’Hebron han confirmado que la tasa de tuberculosis multirresistente primaria (es decir, pacientes que sufren la enfermedad por primera vez) es del 8% (la OMS la estimaba en el 2,8%). En el caso de la tuberculosis multirresistente secundaria (pacientes que ya han sufrido la enfermedad previamente), la tasa es del 71% (la OMS la estimaba en el 21%). El estudio se ha publicado en la revista Emerging infectious diseases

Como explica el Dr. Israel Molina, coordinador de la Unidad de Medicina Tropical y Salud Internacional del Servicio de Enfermedades Infecciosas de Vall d’Hebron, “este estudio se enmarca en un proyecto de colaboración con el Hospital Nossa Senhora da Paz de Cubal, de Angola, que se inició en 2008 para ofrecer investigación, asistencia y docencia”. El Dr. Molina señala que, recientemente, los investigadores de Vall d’Hebron observaron que había un elevado fracaso de los tratamientos contra la tuberculosis entre los pacientes que llegaban a este hospital. Por este motivo, se inició un estudio conjunto para detectar la tasa de tuberculosis multirresistente a los tratamientos entre el Servicio de Enfermedades Infecciosas y el Servicio de Microbiología de Vall d’Hebron, con la colaboración de un experto de la Unidad de Apoyo a la Investigación del ICS Catalunya Central y con la financiación de la Fundación Probitas. 

El primer paso fue enviar un aparato de diagnóstico molecular al Hospital Nossa Senhora da Paz de Cubal para detectar la presencia de tuberculosis multirresistente entre los pacientes. De este modo, explica la Dra. Ariadna Rando, del Servicio de Microbiología de Vall d’Hebron, “en Angola se realizaba un diagnóstico rápido en menos de dos horas sólo con el esputo, y, posteriormente, las muestras se enviaban congeladas a Vall d’Hebron, donde nos encargábamos de corroborar el diagnóstico”. Para realizar una analítica de multiresistencia completa es necesario un laboratorio altamente especializado y con elevados niveles de seguridad. Dos factores que cumplen los laboratorios de Microbiología de Vall d’Hebron, coordinados por la Dra. María Teresa Tórtola. Los laboratorios son centro de referencia en tuberculosis en España y laboratorios supranacionales de referencia de la OMS. Los análisis realizados por los expertos de Vall d’Hebron confirmaron la elevada prevalencia de la tuberculosis multirresistente entre los pacientes del Hospital Nossa Senhora da Paz de Cubal. “Son las tasas de tuberculosis multirresistente más elevadas que se han encontrado nunca en el continente africano”, añade el Dr. Molina, que también es investigador del Grupo de Enfermedades Infecciosas del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR).


Cambios en el Programa Nacional del Control de la Tuberculosis de Angola

Este descubrimiento ha provocado un cambio en las políticas de salud de Angola. El Dr. Israel Molina explica que, hasta ahora, no se había realizado ningún estudio sobre la presencia de tuberculosis multirresistente en este país. “A raíz de los resultados de nuestra investigación, han aflorado casos de tuberculosis multirresistente, hecho que ha condicionado que el Programa Nacional del Control de la Tuberculosis incluya los fármacos de segunda línea, es decir, los que se usan para tratar la tuberculosis multirresistente. Esto es fundamental no sólo para la persona que sufre la enfermedad, sino porque se reducen los nuevos contagios”, afirma el Dr. Molina.



El reto de la tuberculosis multirresistente

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa grave causada por micobacterias que se transmite por la tos, estornudos, al hablar o escupir. Suele atacar los pulmones pero también puede afectar al sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el sistema gastrointestinal, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.

El tratamiento de la tuberculosis implica antibióticos para matar las bacterias pero requiere periodos largos de tratamiento (entre medio año y un año) para eliminarlas completamente. La tuberculosis multirresistente es la que no responde, como mínimo, a la isoniazida ni a la rifampicina, los dos antituberculosos más potentes. Esta patología constituye un problema de salud pública grave en muchos países en desarrollo, porque tiene peor pronóstico y el tratamiento es todavía más largo, tiene más efectos secundarios y requiere medicamentos más caros y será uno de los grandes desafíos en salud pública a nivel mundial en los próximos años.

Comparte este contenido