La actualidad de todo Vall d'Hebron

Profesionales de Vall d’Hebron diseñan un caminador que ayuda a los trasplantados de pulmón a iniciar más pronto la recuperación

foto
Viernes, 28 Mayo, 2021

Gracias al trabajo conjunto del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar y de personal del Taller de Mantenimiento de Vall d’Hebron, los pacientes trasplantados de pulmón disponen de un caminador que les ayudará a iniciar rápidamente la recuperación y evitar posibles complicaciones. Este caminador se está usando en el contexto de una prueba piloto para comprobar el grado de acceptación entre los pacientes y su utilidad. 

 

Después de una cirugía torácica, la rehabilitación es un aspecto crucial, sobre todo cuando se trata de personas que han recibido un trasplante de pulmón. Estos pacientes, además de haber pasado por una cirugía muy importante, han estado enfermos del pulmón durante muchos años y su cuerpo ha sufrido mucho durante todo este tiempo. Por eso, el trabajo de los fisioterapeutas es tan importante, no solo porque el paciente pueda ir recuperando la musculatura, sino también, porque se ha demostrado que la fisioterapia respiratoria disminuye claramente el índice de complicaciones (sobre todo las derivadas de las secreciones del pulmón) después de la cirugía. Hasta ahora, cuando un paciente trasplantado de pulmón entraba en la UCI después de la cirugía o acababa de subir a planta, no había un aparato específico para que se pudiera poner de pie y empezar a andar ya desde el primer día. “Sabemos que los pacientes que empiezan a andar antes reciben el alta más pronto y no tienen tantas complicaciones”, comenta el Dr. Alberto Jauregui, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar.

Después de ver el video de un paciente del Toronto General Hospital que usaba un caminador para levantarse después de un trasplante de pulmón, el Dr. Alberto Jauregui se puso en contacto con el Taller de Mantenimiento de Vall d’Hebron para ver si podían diseñar una herramienta similar. “Siempre estamos pensando en cómo mejorar la movilidad justo después de una intervención de trasplante pulmonar y este video nos dio la idea”, explica el Dr. Alberto Jauregui.

Gracias al trabajo conjunto de varios profesionales del hospital (cirujanos y personal de mantenimiento), se ha diseñado un caminador que incluso incorpora ideas nuevas respecto al que se vio en Toronto. “Partimos del video, sin tener ningún plano, e hicimos un diseño pensando en lo mejor para el paciente”, explica Luís Díaz, técnico del Taller de Mantenimiento. A partir de piezas de otros caminadores y muletas, se ha construido este nuevo caminador, teniendo muy presente los requerimientos que venían del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar. “Se han añadido mejoras como por ejemplo un asiento por si el paciente se cansa o la incorporación en el mismo aparato de las barras para las sondas y los sueros”, explica Xavier Dalmau, jefe del Taller de Mantenimiento. El diseño también permite regular la altura del caminador, colocar la bomba de oxígeno y los drenajes que van conectados en las maletas. Este caminador se está usando en el contexto de una prueba piloto para comprobar el grado de aceptación entre los pacientes y su utilidad.

El primer paciente en Vall d’Hebron que ha podido usar este nuevo caminador ha sido un hombre de 66 años que en 2018 fue diagnosticado de una fibrosis pulmonar, pero no respondió al tratamiento médico. A finales de febrero de este año, recibió un doble trasplante pulmonar. El primer día en la UCI después de la operación, ya pudo ponerse en pie y empezar a moverse ayudado por este nuevo diseño. Dos semanas después de la operación, ya ha recibido el alta y se encuentra en su casa. 

“Disponer de un caminador asistido adecuado para pacientes con movilidad reducida y que necesitan requerimientos especiales (transportar drenajes, medicación, ventilación...), ofrece seguridad al paciente y nos permite avanzar en el proceso de recuperación”, explica Álex Ginés, coordinador de Fisioterapia y Terapia ocupacional.

Vall d’Hebron fue, en 2019, el hospital de Europa que más trasplantes de pulmón llevó a cabo y, actualmente, es el que más hace de todo el Estado. Hasta ahora, el paciente que iniciaba la fisioterapia se apoyaba en una silla de ruedas para poder andar, lo que implica menos estabilidad para el paciente y que los profesionales deban estar pendientes para que no perdiera el equilibrio o se cansara y tuviera que sentar. Por lo tanto, “aunque pueda parecer un cambio pequeño, este nuevo caminador marcará la diferencia en la recuperación de los pacientes que han recibido trasplante de pulmón”, afirma el Dr. Alberto Jauregui. “La idea es poder tener tres aparatos como este, una en la UCI, uno en semicríticos y otro en la planta de hospitalización”, concluye. La intención es que, más adelante, se pueda extender su uso a otros pacientes que lo puedan necesitar, no solo a los trasplantados de pulmón.

Comparte este contenido