La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron ofrece la posibilidad de escoger aspectos clave de las cesáreas para favorecer el vínculo madre-hijo

cesària Hospital Vall d'Hebron
Lunes, 9 Julio, 2018

El Hospital Universitario Vall d’Hebron ofrece a las mujeres embarazadas que requieren cesárea la posibilidad de escoger aspectos clave de esta intervención para favorecer el vínculo madre-hijo. Este tipo de cesárea provínculo se hace siempre garantizando la seguridad de la madre y del bebé. Vall d’Hebron es pionero en ofrecer a las mujeres más protagonismo para que vivan el parto de la forma más idónea para ellas y sientan que pueden establecer un buen vínculo con sus hijos desde el nacimiento.

Como explica la Dra. Elena Carreras, jefa de Obstetricia y Ginecología de Vall d’Hebron, “cuando una mujer tiene su hijo por cesárea, el equipo médico toma más protagonismo en el parto. Como una cesárea es una intervención quirúrgica, los profesionales quieren estar seguros de que todo irá bien”. Cuando sale el bebé, se le hacen muchas pruebas y la madre no es la primera persona que lo puede coger en brazos; puede pasar un buen rato hasta que la madre puede tener su hijo sobre el pecho; no se deja que el acompañante de la madre corte el cordón umbilical, etc. Factores que, como explica la Dra. Elena Carreras, hacen que “la madre no viva su parto como una situación especial y única para recordar toda la vida”. 


Ahora, Vall d’Hebron quiere iniciar un cambio de paradigma en la forma en que se realizan las cesáreas ofreciendo un tipo de cesárea que otorga más protagonismo a la madre y que favorece el vínculo con su hijo. “El factor más importante en una cesárea es la seguridad, porque las que hacemos en Vall d’Hebron siempre se realizan por un motivo médico que afecta a la madre o a la criatura. No se realizan cesáreas de manera gratuita”, comenta la Dra. Elena Carreras. En Vall d’Hebron, con este tipo de cesárea provínculo se garantiza al cien por cien la seguridad de la madre y el bebé, pero ofreciendo mucho más margen a la madre para que tome decisiones muy importantes sobre un momento tan especial. “El vínculo afectivo entre madre e hijo se establece desde el mismo momento del nacimiento —comenta la Dra. Elena Carreras—. Ofrecemos opciones para las cuales actualmente las mujeres no tienen poder de decisión”. Así, los profesionales plantean la posibilidad de que la mujer decida si quiere ver la salida del bebé, si quiere ser ella quien acabe de sacar al bebé, si quiere tenerlo sobre su pecho inmediatamente y cuánto tiempo, si quiere que su acompañante corte el cordón umbilical, si quiere una luz tenue o una música especial, si quiere que los profesionales estén callados cuando nazca el bebé para que la primera voz que escuche sea la de la madre... “Vall d’Hebron es un centro pionero en España al ofrecer un escenario del parto por cesárea en que la familia puede disfrutar del nacimiento del bebé”, añade la Dra. Elena Carreras. Además, el sensor que evalúa la frecuencia cardiaca en la madre no se coloca en el pecho, sino en la espalda, y el pulsómetro no se coloca en la mano, sino en el pie, para facilitar que la madre pueda coger a su hijo y tenerlo piel con piel.

 



Reuniones previas con las madres para valorar opciones

Cuando los profesionales sanitarios programan una cesárea ya sea por motivos médicos de la mujer o el niño, también evalúan la posibilidad de que la cesárea sea provínculo, es decir, que la madre tome muchas decisiones sobre su parto. “Establecemos qué factores puede decidir la madre, siempre teniendo en cuenta la seguridad de madre e hijo”, comenta la Dra. Elena Carreras. Y se reúnen con la madre para explicarle que ella puede tomar determinadas decisiones sobre su parto para que lo viva de la forma más personal posible. En estas reuniones previas a la cesárea, la madre puede exponer sus deseos e inquietudes con los profesionales. “Respondemos a todas sus dudas para ayudarla a hacer que el parto sea muy especial. Por lo tanto, se hace un plan de parto por cesárea, y la madre escoge cuál es la opción que ella prefiere”, añade la Dra. Elena Carreras. 



No hay más riesgo de complicaciones

Garantizar la máxima seguridad es uno de los argumentos que hacen que los profesionales sean reticentes a dejar ciertas decisiones en manos de las madres. Pero, como explica la Dra. Elena Carreras, ya existen estudios internacionales que “demuestran que este tipo de cesárea provínculo no es menos segura. No hay más riesgo de sangrado, infecciones u otros tipos de complicaciones y en cambio las madres se sienten mucho mejor atendidas y disfrutan de su parto”.

Comparte este contenido