La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron presenta Estación Lunar, una habitación de terapia metabólica para niños con cáncer

equip
Viernes, 15 Enero, 2021

La nueva Estación Lunar del Hospital Universitari Vall d’Hebron parte de una iniciativa de la Fundación Juegaterapia. Se trata de una de las habitaciones de aislamiento de terapia metabólica del Servicio de Medicina Nuclear, un espacio divertido y “espacial” pensado para los niños que pasan varios días en el centro para recibir tratamiento.

Una de las habitaciones de aislamiento para pacientes pediátricos que tienen que recibir tratamiento con isótopos radiactivos ha sido redecorada gracias a un proyecto de la Fundación Juegaterapia. La habitación Estación Lunar, situada en el Hospital Infantil Vall d’Hebron, tiene el aspecto de una nave espacial y quiere ser un espacio donde las niñas y los niños, que tienen que pasar varios días aislados a causa del tratamiento radioisotópico que recibirán contra el cáncer, puedan dejar de lado de la angustia y el aburrimiento, y pasar ratos de diversión. La sala dispone de una videoconsola para que las niñas y los niños puedan jugar si lo desean, además de juguetes y libros para hacer más amable su estancia. Las habitaciones de Terapia Metabólica del Servicio de Medicina Nuclear de Vall de’Hebron están gestionadas por el Institut de Diagnòstic per la Imatge (IDI).

La habitación Estación Lunar está dividida en dos espacios, la habitación propiamente dicha y una antesala. Las niñas y niños se están dentro de la habitación y sus familiares a la antesala, para hacerles compañía. Los familiares pueden permanecer todo el tiempo que deseen e, incluso, pueden quedarse a dormir. A pesar de que el paciente está aislado, ya que está recibiendo una alta dosis de radiación, se permite a los padres, una vez explicadas las medidas a seguir, entrar en la habitación durante un corto periodo de tiempo, si la niña o el niño lo requirieran. En la habitación se acostumbran a realizar dos tipologías de tratamientos para pacientes pediátricos: uno con Yodo 131- INa, para los pacientes que sufren cáncer diferencial de tiroides, y otro tratamiento con Yodo 131I-Metaiodebenzilugandina (131I-MIBG), para neuroblastomas. Los pacientes que realizan el tratamiento de I131-INa tienen una previsión de ingreso de entre 1-2 días. En cambio, los pacientes que realizan la terapia de I131-MIBG están unos 4-5 días.

“Para estas niñas y niños que tienen que llegar a pasar hasta cuatro noches ingresados, con un aislamiento muy riguroso y con limitación estricta de visitas, el hecho de disponer de esta sala les facilita la estancia, ya que pueden combatir los ratos de aburrimiento y tener un ingreso más llevadero”, explica el Dr. Santiago Aguadé, Jefe del Servicio de Medicina Nuclear, y la Dra. Amparo García, Responsable del Área de Terapia Metabólica. Por su parte, Eduard Albuixech, enfermero clínico del Servicio de Medicina Nuclear, resalta la importancia de hacer salir a los pacientes del ambiente hospitalario más estricto para llevarlos a otro “más acogedor, donde están más relajados, sobre todo los pacientes pediátricos, que encuentran varias actividades para entretenerse y estar más distraídos”.

Comparte este contenido