La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron realiza talleres de reanimación cardiopulmonar para cuidadores de niños con riesgo de parada cardiorrespiratoria

Viernes, 6 Septiembre, 2019

Los profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Pediatría y de la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología de Vall d’Hebron enseñan a los cuidadores a detectar una situación de paro cardiaco y a realizar las maniobras necesarias para revertirla. Padres, abuelos, hermanos y otros cuidadores se pueden beneficiar de estos talleres.

Cuando una persona está en parada cardiorrespiratoria, el tiempo de acción es fundamental para salvar su vida. Por este motivo, profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos de Pediatría y de la Unidad de Cuidados Intensivos de Neonatología de Vall d’Hebron, que atienden a muchos niños que, por sus patologías, presentan riesgo de parada cardiorrespiratoria, enseñan a los cuidadores a detectar una situación de paro cardiaco y a realizar las maniobras necesarias para intentar revertirla.

Como explica el Dr. Joan Balcells, jefe de la UCI de Pediatría de Vall d’Hebron, “los pacientes que dependen de una traqueotomía para respirar o que presentan arritmias, patologías neurológicas o están pendientes de trasplante tienen un riesgo muy elevado de sufrir una parada cardiorrespiratoria”. Por este motivo, como señala el Dr. Jaume Izquierdo, de la UCI de Pediatría, “decidimos poner en marcha talleres para cuidadores de niños con riesgo de parada cardiorrespiratoria, ya que actuar en estos casos requiere una formación concreta”. Cuidadores que pueden ser padres, hermanos, tíos, abuelos... En estos talleres, añade este experto, “antes que nada enseñamos a identificar una situación de parada cardiorrespiratoria”. Ante sospecha de parada, los cuidadores tienen que comprobar si el niño está consciente gritando o estimulándolo con un estímulo un poco doloroso. Si no responde y solo hay un cuidador en ese momento, hay que pedir ayuda. Y si hay más de un cuidador hay que llamar al 112. Seguidamente se tiene que abrir la vía aérea y comprobar si el niño respira. Si no respira, se inician maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, realizando 5 insuflaciones de aire boca a boca o con bolsa y mascarilla si el niño es portador de traqueotomía, puesto que de este modo se puede frenar la progresión de la parada. Después se comprueba si el paciente se mueve o hay signos de vida, y si no se inician 30 compresiones torácicas con las manos. Posteriormente se irán alternando 30 compresiones con 2 insuflaciones de aire. “Si solo hay un cuidador, al minuto habrá que llamar al 112 y continuar alternando 30 compresiones y 2 insuflaciones hasta que llegue el Servicio de Emergencias Médicas o el niño se recupere. En los cursos también se enseña a utilizar el desfibrilador externo automático (DEA) durante la reanimación por si se puede disponer de uno de ellos”, añade el Dr. Jaume Izquierdo.

Estos talleres constan primero de una parte teórica breve y después de una parte práctica, que se lleva a cabo con unos maniquíes. Los talleres se iniciaron en 2016 y, desde entonces, ya se han beneficiado 81 cuidadores.

Por su parte, los profesionales de la UCI de Neonatología realizan también talleres de reanimación cardiopulmonar para cuidadores de niños con riesgo de parada cardiorrespiratoria. Como explica el Dr. César Ruiz, de la UCI de Neonatología, “las principales diferencias son que la ventilación se hace boca a boca-nariz y las compresiones torácicas se realizan con los dedos índice y corazón o con los dos pulgares abrazando el tórax”.

 

Un estudio muestra que los talleres aumentan la capacidad de respuesta de los cuidadores

Los profesionales de la UCI de Pediatría también han llevado a cabo un estudio para evaluar la satisfacción de los cuidadores en relación con estos talleres. Como explica el Dr. Joan Balcells, “los datos indican que el 45% de los cuidadores de los talleres son madres, el 37% son padres y el 18% otros cuidadores”. Uno de cada tres pacientes lleva una traqueotomía, el 17% una gastrostomía y el 11% ambas. Y uno de cada tres es dependiente de ventilación mecánica. “El grado de satisfacción de los talleres es muy elevado. Al 86% de los cuidadores les parece que son muy útiles, y el 97% cree que ha mejorado su capacidad de afrontar situaciones críticas”. En este sentido, el Dr. Jaume Izquierdo añade “que algunos cuidadores han tenido que afrontar una situación de paro cardiaco y han podido revertirla gracias a los talleres que hemos impartido”.

 

Vall d'Hebron, pionero en Cursos de reanimación para cuidadores

El Servicio de Neonatología de Vall d'Hebron enseña a los cuidadores de neonatos con riesgo de parada cardiorespiratòria desde 2015. Durante estos 4 anyos, el centro hospitalario ya ha formado a 499 familias, el mayor nombre en Catalunya.

 

Comparte este contenido