La actualidad de todo Vall d'Hebron

Contribuimos a que la OMS ratifique el 14 de abril como día mundial del Chagas

Jueves, 20 Junio, 2019

La Unidad de Medicina Tropical y Salud Internacional Drassanes-Vall d’Hebron jugó un papel activo en la aprobación

La enfermedad de Chagas, que afecta entre 6 y 7 millones de personas al mundo, ya tiene su día mundial. Así lo ratificó la 72 Asamblea Mundial de la Salud de la OMS que se celebró a finales de mayo en Ginebra. Se trata de un proceso largo, que tuvo como punto de partida la primera asamblea de Findechagas (Federación internacional de asociaciones de personas afectadas por la Enfermedad de Chagas), celebrada en Olinda, Brasil, en 2010, y que se concretó con una petición aprobada en asamblea de Findechagas en 2012, organizada por Asapecha (Asociación de Amigos de las Personas con la Dolencia de Chagas) con el apoyo del equipo de salud comunitaria de la Unidad de Medicina Tropical y Salud Internacional Drassanes-Vall d'Hebron, uno de los principales promotores de esta entidad sin ánimo de lucro creada en 2008.

“Han pasado siete años, no ha sido un proceso fácil”, evalúa el Dr. Jordi Gómez i Prat, del programa especial de Enfermedades Infecciosas Vall d'Hebron-Drassanes y Coordinador del equipo de salud comunitaria de la Unidad de Medicina Tropical y Salud Internacional Programa de Salud Internacional del ICS (PROSICS). “Es muy significativo que la fecha fijada para el día mundial del Chagas sea el 14 de abril, que coincide con cuando se hizo el primer diagnóstico a una paciente, la niña de dos años Berenice Soares el 1908”, añade el Dr. Jordi Gómez i Prat: “Queremos que se realce la figura del afectado porque uno de los grandes problemas del Chagas es la invisibilidad de estas personas”.

La enfermedad de Chagas está causada por el parásito Trypanosoma cruzi y se concentra principalmente en el territorio continental de 21 países de América Latina. España es el Estado europeo con el número más grande de inmigrantes latinoamericanos, incluidos los ciudadanos procedentes de Bolivia, uno de los países con mayor prevalencia de la enfermedad. Vall d’Hebron realiza programas de cribaje in situ de Chagas en Bolivia, uno de los países con una de las prevalencias más altas (el Chagas afecta entre un 10 y un 20% de la comunidad boliviana). Para llevar a cabo estos programas de cribaje, integrantes del equipo de salud comunitaria, como la enfermera Isabel Claveria Guiu, especialista en Salud Internacional y Medicina Tropical, agentes comunitarios de salud, como Estefa Choque, miembros de Asapecha, y otros profesionales de Vall d’Hebron, se desplazan a espacios comunitarios de la ciudad de Barcelona.

Acabar con la invisibilidad del Chagas: la voz a los afectados

De este modo, Vall d’Hebron contribuye a la lucha para superar una de las principales barreras para el control y eliminación del Chagas: la carencia del diagnóstico. Menos del 10% de los pacientes afectados por Chagas han sido diagnosticados en todo el mundo según un estudio de la OMS. En Cataluña hasta un 45% han sido diagnosticados, en parte gracias a las intervenciones comunitarias, según analiza un artículo que profesionales de Vall d’Hebron  publicarán próximamente al Journal of Community Health.

Los factores psicosociales y culturales de los afectados de Chagas influyen en su falta de detección. Un diagnóstico precoz de la enfermedad permite que se pueda iniciar el tratamiento antiparasitario en estadios iniciales. Con todo, el diagnóstico en fases crónicas es también relevante para ofrecer un tratamiento integral y promover prevención secundaria y terciaria del Chagas y sus complicaciones. El diagnóstico también es fundamental para ponee freno a la transmisión: según aprecia la OMS, en la actualidad hasta 75 millones de personas en todo el mundo están en riesgo de infectarse de Chagas. No en vano, es una de las 21 enfermedades tropicales que la Organización Mundial de la Salud ha catalogado como desatendidas.

Comparte este contenido