La actualidad de todo Vall d'Hebron

El Dr. Montalban lidera en España un estudio en esclerosis múltiple primaria progresiva sobre ocrelizumab

Lunes, 25 Marzo, 2019

El Director de CEMCAT es el primer firmante del estudio publicado en la más prestigiosa revista en medicina, el New England Journal of Medicine.

El pasado 27 de febrero se presentó en Madrid ocrelizumab el primer fármaco que ha demostrado ser eficaz en las formas con brotes de la esclerosis múltiple (EM), como son la remitente-recurrente (EMRR) y la secundaria progresiva con brotes (EMSP). Asimismo, ocrelizumab es el primer fármaco eficaz en la forma primaria progresiva (EMPP), que representa el 10% de las personas afectadas y evoluciona rápidamente a incapacidad irreversible.

El Dr. Xavier Montalban, director del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña y jefe de servicio de Neurología-Neuroinmunología en el Hospital Universitario Vall d’Hebron en Barcelona ha sido quien ha liderado el estudio en EMPP en nuestro país y es el primer firmante del estudio publicado en la más prestigiosa revista en medicina, el New England Journal of Medicine. El tratamiento de la EM llega, con ocrelizumab a la mayoría de edad. Y lo hace, además, mediante una forma de administración que implica tan solo 2 días al año. Esto permite a las personas que viven con EM llevar una vida laboral y familiar con mínima interferencia causada por la pauta terapéutica” describe el Dr. Montalban quien opina que “el abanico de opciones de tratamientos para la EM, podemos afirmar, es ahora más completo para todos los perfiles de esta enfermedad de las mil caras, dando un sentido profundo al concepto de medicina personalizada”.

Continúa el Dr. Montalban “La llegada de este fármaco supone el cumplimiento de un anhelo que teníamos tanto las personas con EMPP como los neurólogos y científicos dedicados a la EM” Además “podemos decir que la lucha contra la EMPP ha completado su primera victoria al modificar de forma positiva el curso natural de la enfermedad con los beneficios que ello conlleva para la vida de miles de personas que hasta ahora experimentaban una progresión de la enfermedad.” Finalmente, dice el Dr. Montalban que “la siguiente gran victoria será conocer con exactitud las causas y los mecanismos de la EM de manera que podamos prevenirla e identificar estrategias neuroprotectoras y neuroregeneradoras”.

El nuevo fármaco se administra por vía intravenosa cada seis meses, sin que sea necesario efectuar controles de rutina entre dosis. Es el primer fármaco modificador de la enfermedad que actúa selectivamente eliminando las células B CD20+, un tipo específico de células del sistema inmunológico que tienen un papel clave en la patogenia de la EM y contribuyen al daño de la mielina y los axones, causando discapacidad en los pacientes.

El fármaco está autorizado por el Servicio Catalán de la Salud y el Instituto Catalán de la Salud para el tratamiento en pacientes adultos con formas recurrentes de EM con enfermedad activa definida por características clínicas o de imagen y para aquellas personas con la forma primaria progresiva en fase temprana, en referencia a la duración de la enfermedad y al nivel de la discapacidad, y que presenten actividad inflamatoria en las pruebas de imagen.

La autorización se ha basado en los resultados de tres ensayos clínicos fase III a nivel global con la participación de 19 hospitales españoles, y en el que se ha evaluado a 2.388 pacientes que alcanzaron el objetivo primario y la mayoría de los secundarios. Los datos de dos ensayos clínicos fase III idénticos en pacientes con EM con brotes (OPERA I y OPERA II), mostraron que presenta una eficacia superior con alrededor de un 80% de pacientes libres de brotes y una progresión significativamente más lenta de la enfermedad en comparación con dosis altas de interferón β-1a durante el período de tratamiento controlado de 96 semanas, y también incrementó significativamente la probabilidad relativa de los pacientes de alcanzar la ausencia de actividad de la enfermedad (NEDA) (lesiones cerebrales, brotes y progresión de la discapacidad) en un 64% en el estudio OPERA I y en un 89% en el OPERA II comparado con dosis altas de interferón β-1a (p<0,0001 y p<0,0001).

Comparte este contenido
Profesionales relacionados
Dr. Xavier
Montalban Gairín
Jefe de Servicio
Neuroimmunología clínica