La actualidad de todo Vall d'Hebron

‘El País’ ha entrevistado al Dr. Albert Salazar, gerente de Vall d’Hebron

Miércoles, 1 Julio, 2020

El Dr. Albert Salazar destaca que la anticipación con que el hospital afrontó la pandemia del coronavirus fue clave para evitar el colapso.

El País ha entrevistado al Dr. Albert Salazar, gerente de Vall d’Hebron, que destaca la previsión con qué actuó el hospital ante la pandemia de coronavirus. Ya desde finales de febrero, “una de las claves de cómo respondió el hospital es que nos anticipamos. Empezamos quince días antes a no minimizar la situación. No nos imaginábamos lo que era, pero no la minimizamos”, reflexiona el Dr. Albert Salazar: “Empezamos en Urgencias a separar circuitos, a hacer sospechas de neumonías no filiadas que podían ser por COVID, independientemente de que en aquel momento solo había que hacer pruebas a las que venían de Italia”.

A su juicio, esto permitió a Vall d’Hebron ganar terreno y gestionar con éxito la emergencia sanitaria. “Nos quedamos a un par de días de estar colapsados. Cuando la epidemia se paró, teníamos 700 camas con COVID-19 y estábamos a 50 camas del colapso. Dos días más y lo habríamos llenado todo. Estuvimos a punto”, explica el Dr. Albert Salazar.

En la entrevista de El País, el gerente expone que Vall d’Hebron desarrolla ahora el plan de adaptación para volver a su actividad habitual sin deshacer toda la transformación vivida por el hospital para tener “una reserva estratégica” que permita afrontar rebrotes de COVID-19 en caso necesario.

Sobre los retos de futuro de Vall d’Hebron, el Dr. Albert Salazar destaca la necesidad de reforzar el abordaje del paciente crónico, para “dar respuesta a la demanda comunitaria, como un hospital comarcal, y a la vez, a la demanda de alta especialización”. También pone de relieve que el Servicio de Urgencias tiene que ser “potente, muy dotado y profesionalizado” y que tiene que contar con “dispositivos en el territorio” y también “con unidades de observación y corta estancia”. Además, señala que, de cara a reducir las listas de espera, “más que nunca la priorización clínica es importante”. Vall d’Hebron ya tiene dentro del plazo de garantía las listas de espera de cirugía cardíaca y oncológica.

Comparte este contenido