La actualidad de todo Vall d'Hebron

El Programa de identificación genética ha permitido identificar cuatro víctimas más de la Guerra Civil y el franquismo, enterradas en fosas

Miércoles, 22 Septiembre, 2021

El área de Genética Clínica y Molecular de Vall d’Hebron, liderada por el Dr. Eduardo Tizzano, colabora decisivamente en el programa.

El Programa identificación genética ha permitido la identificación de cuatro nuevas víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, según han anunciado la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró, y el conseller Argimon, en una rueda de prensa posterior a la visita que han hecho esta mañana en el Laboratorio de Genética del Hospital Universitario Vall d’Hebron. Se trata de cuatro soldados republicanos, de entre 29 y 34 años, que fueron inhumados en Corbera d'Ebre (Terra Alta), y en las fosas de Pernafeites (Ribera d’Ebre) y el Soleràs (Garrigues).

La consellera Ciuró y el conseller Argimon han visitado los Laboratorios Clínicos acompañados por el Dr. Albert Salazar, gerente de Vall d’Hebron, el Dr. Ernesto Casis, director de los Laboratorios Clínicos, el Dr. Eduardo Tizzano, jefe del área de Genética Clínica y Molecular, la Dra. Ivon Cuscó, facultativa del área de Genética Clínica y Molecular, el Dr. Tomàs Pumarola, jefe del Servicio de Microbiología, la Dra. Elena Garcia, jefa de sección del área de Genética Clínica y Molecular y Pilar Bonet, supervisora de técnicos del área de Genética Clínica y Molecular.

“Los soldados republicanos identificados todavía tienen hijos o parientes vivos que residen en Sant Andreu de Llavaneres, Sabadell, Gandesa y Barcelona. Y durante el mes de octubre podremos programar los actos de retorno, de acuerdo con la voluntad de las familias”, ha afirmado la consellera de Justicia, Lourdes Ciuró.

Con estos cuatro nuevos casos, ya son 16 las personas identificadas víctimas de la Guerra Civil y el franquismo. Una cifra muy importante si tenemos en cuenta que el Programa de identificación genética entró en vigor el 2016. “La participación en el Programa de Identificación Genética ha permitido analizar datos genéticos de 2.624 familiares”, ha destacado la Dra. Ivon Cuscó, del área de Genética Clínica y Molecular de Vall d’Hebron.

El Gobierno de la Generalitat está comprometido con la investigación y la identificación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el franquismo, tarea en que participan varias disciplinas y diferentes profesionales: historia, arqueología, antropología, genética, etc.

En este sentido, se lleva a cabo con el Programa de identificación genética, una colaboración vigente desde el año 2016 entre el Departamento de Justicia (mediante la Dirección General de Memoria Democrática) y el Departamento de Salud (a través del Hospital Universitario Vall d’Hebron).

A grandes rasgos, gracias a este programa se pueden identificar, por vía genética y en los laboratorios del área Genética Clínica y Molecular del Hospital Vall d’Hebron, los restos que se recogen en superficie o que se exhuman en fosas. Los familiares pueden entregar una muestra de ADN y el hospital puede extraer también los datos genéticos y cruzarlas con los perfiles genéticos de los restos.

Así pues, el Programa dispone de dos bases de datos que puede cruzar: la de perfiles genéticos de familiares de los desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo, y la de perfiles genéticos extraídos de los restos humanos de personas desaparecidas.

Todo ello, hasta ahora, ha permitido obtener ya resultados concretos. Por ejemplo, el programa dispone de muestras genéticas de más de 2.500 familiares vivos (2.624 muestras), una cifra significativa pero todavía insuficiente por el número de personas inhumadas existentes.

Ciencia a disposición de la memoria

El conseller de Salud, Josep Maria Argimon, ha subrayado que este Programa de identificación genética pone los adelantos científicos al servicio del conocimiento de nuestro pasado. “Ponemos la ciencia a disposición de la memoria”, ha enfatizado el titular de Salud, para quien la medicina y el conjunto de las ciencias “no pueden aislarse de su perfil y su vocación humanística”. El conseller ha puesto en valor la función del programa, una tarea “de recuperación, de memoria, de justicia”, de un pueblo que “si no recupera esta memoria, si no la cuida, si no repara la injusticia, siempre estará herido”.

Desde el Departamento de Justicia y la Dirección General de Memoria Democrática se lleva a cabo la tarea de investigación e identificación de personas desaparecidas a través de cuatro herramientas: el Censo de personas desaparecidas, el Programa de identificación genética, el Mapa de fosas (una herramienta de geolocalización) y el Plan de fosas (que establece un calendario para la apertura de nuevas fosas).

Al Censo de personas desaparecidas figuran los desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo, y los familiares que han solicitado la investigación. En estos momentos, el censo cuenta con 6.150 personas inscritas, una parte de las cuales desaparecieron en Cataluña y, el resto, fuera de Cataluña.

La consellera Ciuró ha querido aprovechar el anuncio de estas cuatro identificaciones nuevas para hacer “un llamamiento para que todas aquellas personas que tengan familiares desaparecidos durante la Guerra Civil y el franquismo se inscriban al Censo de personas desaparecidas”.

La consellera Ciuró se ha comprometido también a reforzar las actuaciones para difundir el conocimiento del Programa de identificación genética con el objetivo de incrementar el número de muestras genéticas de familiares. Y ha anunciado, asimismo, que “se iniciará una actuación para encontrar familiares de brigadistas internacionales muertos o desaparecidos durante la Guerra Civil en Cataluña, con el objetivo de aumentar el número de inscripciones al Censo de personas desaparecidas y obtener perfiles genéticos de descendentes vivos. Esto nos permitirá incrementar las posibilidades de identificar cuerpos recuperados en las excavaciones del Plan de fosas”.

Soldados republicanos de entre 29 y 34 años

El primero de los soldados identificado murió en combate en el frente del Ebro, tenía 30 años y era de Sant Andreu de Llavaneres, y fue inhumado, junto con otras personas, en el término municipal de Corbera d'Ebre.

El segundo soldado, también de 30 años y muerto en el frente del Ebro, nació en el Brull y era residente en Castellterçol, y ha podido ser identificado entre los restos que se exhumaron a la fosa de Pernafeites, en el término municipal de Miravet.

Los otros dos soldados han podido ser identificados de entre los restos que se exhumaron a la fosa del Cementiri Vell del Soleràs (Garrigues). Uno de ellos tenía 34 años, era nacido a Nonasp (Zaragoza) y residente en Barcelona; y el otro tenía 29 años, provenía de Alicante y también residía en Barcelona.

Comparte este contenido