La actualidad de todo Vall d'Hebron

La nueva Unidad de Monitoreo de la Epilepsia permite un mejor diagnóstico de los pacientes

Nova unitat de monitorització epilèpsia
Lunes, 21 Enero, 2019

El monitoreo continuo de los ingresados será de lunes a viernes las 24 horas del día para poder realizar todas las pruebas necesarias y confirmar o descartar los diagnósticos de epilepsia.

Llevar a cabo un diagnóstico correcto de los pacientes susceptibles de epilepsia es fundamental para aplicar el tratamiento adecuado. La Unidad de Epilepsia del Hospital Universitario Vall d’Hebron dispone de un conjunto de profesionales especializados en el tratamiento de esta patología, así como con el equipamiento necesario para su tratamiento. En los últimos años, la Unidad de Epilepsia, ha participado en los principales ensayos clínicos para el tratamiento de la enfermedad.

La patología puede darse en todas las edades, afectando tanto a bebés como a personas mayores. Se estima que puede afectar a 8 de cada 1.000 personas. Se trata de una enfermedad cerebral crónica que tiene como principal síntoma las crisis epilépticas. Estas crisis pueden comportar convulsiones, episodios breves de movimientos involuntarios del cuerpo que pueden afectar sólo a una parte del mismo o a su totalidad. En algunos casos, los pacientes pueden sufrir una pérdida de conciencia, así como del control de los esfínteres. Hay pacientes que pueden sufrir varios episodios cada día. Como explica el Dr. Xavier Salas-Puig, jefe de la Unidad de Epilepsia y coordinador de la nueva Unidad de Monitoreo de la Epilepsia, “esta es la segunda patología neurológica que causa más visitas en los servicios de urgencias. Y puede reducir mucho la calidad de vida de los pacientes, ya que afecta su integración sociolaboral”.

La nueva Unidad de Monitoreo de la Epilepsia de Vall d’Hebron permitirá, a partir de ahora, realizar un mejor diagnóstico de los pacientes. Como explica el Dr. Estevo Santamarina, de la Unidad de Epilepsia, “se estudiará a los pacientes ingresados las 24 horas durante cinco días seguidos para realizarles todas las pruebas necesarias y llegar a un diagnóstico correcto”. La epilepsia es un trastorno del sistema nervioso central que provoca una serie de síntomas motores y no motores que a veces se acompañan de pérdida de conciencia. Pero, como señala la Dra. Laura Abraira del Fresno, “se puede confundir con otros problemas de salud, como las crisis psicógenas, que originan síntomas similares”. En este sentido, el Dr. Xavier Salas-Puig indica que estas crisis psicógenas no epilépticas “son muy parecidas a las crisis que sufren los pacientes epilépticos, pero, cuando las monitoreamos, vemos que no hay cambios electrocefalográficos”.

Precisamente, gracias a la nueva Unidad de Monitoreo de la Epilepsia, los pacientes podrán someterse a todas las pruebas necesarias, como vídeo electroencefalografía (registro en vídeo del paciente y su actividad cerebral), exploración clínica general, examen del estado psíquico, test neuropsicológicos, resonancia magnética, PET y tests genéticos. “En Vall d’Hebron realizamos una exploración completamente exhaustiva de los pacientes, ya que la epilepsia es una patología muy compleja que requiere una exploración multidisciplinaria”, indica el Dr. Xavier Salas-Puig.

Por otro lado, el papel de los profesionales de enfermería es muy importante en la nueva Unidad de Monitoreo de la Epilepsia. Estos profesionales tienen una formación específica para saber distinguir una crisis y cómo actuar para garantizar la seguridad del paciente. “Cuando los pacientes monitoreados sufren una crisis epiléptica o psicógena o de otro tipo, nuestro personal sanitario tiene la capacidad de ofrecer la atención necesaria”, sostiene Josep Maria Cabezalí, supervisor de Enfermería del Servicio de Neurología.

Más de 40 pacientes se beneficiarán cada año de las nuevas instalaciones”, añade el Dr. Xavier Salas-Puig.   

Comparte este contenido