La actualidad de todo Vall d'Hebron

Los expertos señalan que están aumentando determinados tipos de meningococo más agresivos

vacunes, meningococ, virus papiloma huma
Jueves, 11 Abril, 2019

Están aumentando los casos de meningococo W y Y, muy poco frecuentes hasta ahora y más agresivos que los tipos B y C, los más frecuentes en nuestro entorno en los últimos años. El meningococo es una bacteria responsable de la meningitis. Estos nuevos tipos de meningococo (W y Y) tienen una letalidad más elevada, que puede ser hasta cinco veces superior que la de los tipos de meningococo tradicionales (B y C). Los expertos en vacunas debaten si habría que adaptar el calendario vacunal a esta nueva realidad. Los expertos también debaten sobre la necesidad o no de vacunar a los adolescentes varones contra el virus del papiloma humano (ahora solo se vacuna a las adolescentes) para proteger de la infección a aquellos que mantienen relaciones sexuales con otros adolescentes varones. Estos son los temas más relevantes del XXIII Curso de Actualización de Vacunas de Vall d’Hebron

El aumento de los tipos de meningococo más agresivos y la necesidad o no de vacunar a los adolescentes varones contra el virus del papiloma humano (VPH) son los dos principales temas del XXIII Curso de Actualización de Vacunas 2019 de Vall d’Hebron. 

El meningococo es una bacteria responsable de la meningitis o patología meningocócica. Esta es una patología grave que provoca la inflamación de las meninges (las membranas que recubren el cerebro) y de la médula espinal. Afecta a personas de cualquier edad, pero, sobre todo, a niños de entre uno y cinco años. Si no se trata a tiempo, puede ser mortal. Hay diferentes tipos de meningococo. En los últimos años, los tipos de meningococo más frecuentes en el Estado eran el B y el C. Estos presentan una letalidad de aproximadamente el 5%, es decir, cinco de cada ciento pacientes mueren. Pero hay más tipos. Como explica la Dra. Magda Campins, jefa del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología y codirectora del curso, “también hay tipos como el W y Y, que hasta hace poco eran muy poco frecuentes nuestro entorno y que son más agresivos, puesto que pueden llegar a tener una letalidad de hasta el 20%”. De este modo, en la temporada 2018/2019 se produjeron 66 infecciones en el Estado por el tipo B (80 la 2017/2018) y 16 por el tipo C (22 la 2017/2018). En cambio, en la temporada 2018/2019 se produjeron 40 infecciones por el tipo W (30 la 2017/2018) y 31 por el tipo Y (24 la 2017/2018). “Actualmente, los niños se vacunan de forma sistemática contra el tipo C. Por este motivo, la infección por el serogrupo C está muy controlada”, añade la Dra. Magda Campins. 

Estos dos nuevos tipos de meningococo (W y Y) surgieron hace unos 15 años en África. A causa de la globalización se expandieron a otros rincones del mundo. “El meningococo es un tipo de bacteria que coloniza la faringe —explica la Dra. Magda Campins—. Como los tipos B y C son cada vez menos frecuentes, estos tipos más agresivos no tienen competencia y pueden colonizar más fácilmente la faringe”. En este sentido, los expertos debaten la necesidad “de incluir, en el calendario vacunal, una vacuna tetravalente que proteja contra los tipos A, C, W y Y y una vacuna monovalente para el tipo B, como ya se está haciendo en otros países”, señala la Dra. Magda Campins. 

Vacunación contra el VPH en adolescentes varones

El virus del papiloma humano (VPH) es la principal causa de cáncer de cérvix y otros tumores genitales. También es el agente causal de las verrugas genitales y de la papilomatosis respiratoria recurrente. Alrededor del 90% de las infecciones por VPH en mujeres se resuelve espontáneamente sin ningún tipo de intervención médica. Sin embargo, en un 10% de los casos, la infección persiste y el 1% de estas mujeres acabará desarrollando un cáncer relacionado con el VPH.

La vacunación sistemática en Catalunya se realiza únicamente en las adolescentes. Pero los expertos debaten si también sería necesario incluir a los adolescentes varones para proteger de la infección a aquellos que mantienen relaciones sexuales con otros adolescentes varones. La vacunación se ha centrado en las adolescentes antes de los 12 años porque, como explica el Dr. Xavier Martínez, del Servicio de Medicina Preventiva, “el objetivo es vacunar a esta mitad de la población antes de que tengan relaciones sexuales para evitar el contagio a los adolescentes varones. Pero quedan fuera de la inmunidad colectiva los adolescentes varones que tienen relaciones sexuales con otros adolescentes varones. Por este motivo se valora la necesidad de vacunar también este grupo”. 

Vacunar a las adolescentes permite protegerlas contra la principal patología que puede causar el VPH, que es el cáncer de cérvix. “Pero sabemos que, a pesar de que son menos frecuentes, el VPH también puede causar otros tipos de cáncer, como el de ano, pene u orofaringe”, añade el Dr. Xavier Martínez. Este experto señala que “estamos observando que cada vez hay más casos de cáncer de orofaringe. Disponemos de modelos estadísticos que estiman que el número de casos de este cáncer iguale o incluso supere al de cérvix en determinadas regiones en los próximos años”.

Comparte este contenido