La actualidad de todo Vall d'Hebron

Nueva opción para pacientes con cáncer colorrectal avanzado con mutación BRAF

Lunes, 30 Septiembre, 2019

Una triple combinación de fármacos inhibidores de BRAF, MEK y EGFR demuestra un beneficio significativo, pasando de una supervivencia de 5,4 meses a 9 meses frente a la terapia convencional

Un nuevo trabajo liderado por el Dr. Josep Tabernero, jefe del Servicio de Oncología Médica de Vall d'Hebron, presidente de ESMO, director del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y, al frente, además, del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO, con la colaboración de la Dra. Elena Élez, investigadora del mismo grupo, apunta a que una triple combinación de fármacos, inhibidores de BRAF (encorafenib), MEK (binimetinib) y EGFR (cetuximab), resulta efectiva para lograr una supervivencia global significativamente más larga y una tasa de respuesta más alta que la terapia estándar en pacientes con cáncer colorrectal metastásico con la mutación BRAF V600E.

Los resultados de este trabajo de investigación, fruto de un estudio multicéntrico, han sido presentados por el Dr. Josep Tabernero en el marco del congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que se está celebrando en Barcelona desde el pasado viernes. De forma simultánea, la revista The New England Journal of Medicine acaba de publicar esta investigación, que supone una opción nueva de tratamiento para unos pacientes que hasta la fecha no contaban con alternativas terapéuticas exitosas en este tipo de tumor con particular mal pronóstico.

Cerrando las vías de escape del tumor

La inhibición de BRAF, un gen que produce una proteína que ayuda a controlar la reproducción celular, ha estado funcionando para mejorar la supervivencia de algunos tipos de tumores, como el melanoma. Pero estos inhibidores no estaban dando resultado en el cáncer colorrectal. “Esto era debido a que el cáncer colorrectal, una vez que se bloqueaba de forma aislada BRAF, lograba escaparse con una reactivación de la vía de EGFR, algo que no sucede en el melanoma, por ejemplo”, apunta el Dr. Tabernero.

El EGFR o receptor del factor de crecimiento epidérmico se encuentra en la superficie de algunas células normales y participa en la multiplicación de las células. A veces, también se encuentra en concentraciones altas en algunos tipos de células cancerosas, y esto hace que estas células crezcan y se multipliquen. “Los modelos preclínicos del cáncer colorrectal mutado BRAF V600E han demostrado que la inhibición de BRAF provoca la retroactivación a través de EGFR. Por lo tanto, el tratamiento con inhibidor de BRAF por sí solo no bloquea suficientemente la señalización de la vía, lo que explica la falta de eficacia clínica de la inhibición de BRAF en cáncer de colon”, explica el Dr. Josep Tabernero.

Avanzando en la inhibición de BRAF

BEACON CRC (binimetinib, encorafenib y cetuximab combinados para tratar el cáncer colorrectal mutante BRAF) es un ensayo global, multicéntrico, aleatorizado, abierto, de fase III. “En este estudio, se han incluido pacientes con cáncer colorrectal metastásico confirmado histológicamente con la mutación BRAF V600E que habían tenido progresión de la enfermedad después de uno o dos regímenes de tratamiento previos”, explica la Dra. Elena Élez, investigadora del grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO, liderado por el Dr. Tabernero, grupo referente en la terapia de este subtipo de pacientes y que ha tratado un gran número de ellos en este estudio.

En total, se incluyeron 655 pacientes que fueron asignados aleatoriamente en grupos de terapia de triplete (encorafenib, binimetinib y cetuximab), un grupo de doble terapia (encorafenib y cetuximab) y un tercer grupo de control con cetuxmab e irinotecan o FOLFIRI (ácido folínico, fluorouracilo e irinotecan).

Encorafenib es un inhibidor de BRAF con una actividad farmacodinámica más prolongada que otros inhibidores de BRAF aprobados. La combinación del inhibidor BRAF encorafenib y el anticuerpo monoclonal anti-EGFR cetuximab ya mostró una actividad prometedora en los ensayos clínicos de fase temprana. “Con el ensayo buscamos evaluar si el tratamiento con la combinación de encorafenib más cetuximab, con o sin el inhibidor de MEK (binimetinib), daría como resultado una supervivencia global mayor que la terapia estándar en pacientes con cáncer colorrectal metastásico con mutación BRAF V600E en situación de progresión a una o dos líneas previas de tratamiento”, comenta el Dr. Josep Tabernero.

Triple combinación más eficaz

La mediana de supervivencia global fue de 9,0 meses en el grupo de terapia de triplete, 8,4 meses en de terapia doble y 5,4 meses en el grupo de control, lo que supone un beneficio significativo. También la tasa de respuesta confirmada fue del 26% en el grupo de terapia de triplete y del 2% en el grupo de control. Así mismo, cabe destacar que el perfil de tolerancia del tratamiento es particularmente favorable.

“La mutación de BRAF se encuentra entorno al 8-12% del cáncer colorrectal. Si bien los pacientes que se pueden beneficiar de esta triple combinación son relativamente pocos, es importante identificarlos y tratarlos de forma específica justamente porque dicha mutación supone un pronóstico desfavorable. La única opción de tratamiento para estos enfermos eran combinaciones de quimioterapia con importantes efectos secundarios y eficacia mejorable”, explica la Dra. Elena Élez. Esta nueva combinación supone un cambio paradigmático en el tratamiento del cáncer colorrectal, ya que se basa en la identificación de un biomarcador de la enfermedad y una combinación de terapia dirigida a dianas de la célula tumoral que no incluye quimioterapia. Esto es particularmente relevante si se tiene en consideración que después del fracaso de la terapia inicial, las líneas de tratamiento posteriores tienen un efecto mínimo y se observan enfermedades rápidamente progresivas.

* Fotografía cortesía de ESMO

Comparte este contenido