La actualidad de todo Vall d'Hebron

Seis grupos de investigación de Vall d'Hebron reciben ayudas del Plan Estratégico de Investigación e Innovación en Salud (PERIS)

Hospital General de Vall d'Hebron
Jueves, 22 Julio, 2021

Los proyectos investigarán cuestiones como el ictus o la prevención del cáncer de endometrio.

Seis proyectos de profesionales de Vall d'Hebron han recibido ayudas provenientes del Plan Estratégico de Investigación e Innovación en Salud (PERIS). Con esta financiación se llevarán a cabo varios tratamientos y herramientas para tratar y diagnosticar distintas patologías.

Estas iniciativas harán posibles avances en campos como la oncología, el tratamiento de ictus y la preeclampsia entre otros y ofrecerán herramientas para los profesionales y tratamientos para los pacientes. Con estas ayudas los proyectos reciben financiación para el periodo 2021-2024.

En concreto se trata de 4 subvenciones para la contratación de personal predoctoral (PIF-Salut) para:

Pere Canals, del grupo de Investigación en Ictus que trabajará en el proyecto ARTERIAL, una inteligencia artificial para planificar las operaciones de ictus a través de la caracterización automática de la tortuosidad vascular.

Marc Moltó, del grupo CIBBIM-Nanomedicina. Direccionamento y Liberación Farmacológica que trabajará en el proyecto Vesículas extracelulares optimizadas para mejorar el tratamiento de las enfermedades de diposición lisosomal.

Joana Ramis, del grupo del CIBBIM-Nanomedicina Nanopartículas Farmacocinéticas que trabajará en el proyecto Desarrollo de nuevas fórmulas de antioxidantes para el tratamiento multimodal de la preeclampsia.

Beatriz Villafranca, del grupo de Investigación Biomédica en Ginecología que trabajará en el proyecto Desarrollo de una máquina no invasiva para el diagnóstico precoz del cáncer de endometrio.

Una subvención para la contratación de un técnico de apoyo a la investigación. Miguel García, del laboratorio de neurorreparación y del grupo de investigación en Enfermedades Neurovasculares que trabajará en el proyecto Nuevas estrategias de neurorreparación después del ictus: de las terapias de neurorrehabilitación a la nanomedicina.

Una subvención para la contratación de personal de intensificación de la enfermería. Miguel Ángel Robles, enfermero del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña (Cemcat) que trabajará en el proyecto Implementación territorial y evaluación de un programa paciente experto para mejorar el apoderamiento y la calidad de vida de las personas con esclerosis múltiple.

Vesículas extracelulares para tratar las enfermedades de depósito lisosómico (LDSs)

Las enfermedades de depósito lisosómico (LDSs) son un grupo de enfermedades minoritarias provocadas por mutaciones en las proteínas del lisosoma. En algunas ocasiones estas proteínas encargadas de digerir materiales de reconstrucción a la célula no funcionan correctamente y provocan una acumulación de depósitos. Así se puede llegar a generar afectaciones de tipo neuronal, presentando síntomas que pueden ir de la neurodegeneración progresiva hasta el deterioro cognitivo grave. En este sentido, muchas LSD aparecen durante la infancia y los pacientes mueren prematuramente.

Actualmente, hasta 14 subtipos de esta afectación pueden ser tratados mediante una terapia de sustitución enzimática (ERT). Este procedimiento consiste en administrar al paciente la proteína alterada para corregir la alteración. Sin embargo, el tratamiento nombrado funciona cuando la enfermedad es causada por mutaciones en una enzima y elimina las disfunciones en los transportadores. Igualmente, las enzimas administradas por vía intravenosa no son capaces de llegar al cuello, dejando sin tratamiento a los pacientes con LSD de afectación neurológica.

Por ello, la propuesta del grupo CIBBIM-Nanomedicina. Direccionamento y Liberación Farmacológica del VHIR plantea utilizar vesículas extracelulares (EVs) para liberar las proteínas lisosómicas funcionales a las células y órganos afectados. Las EVs son partículas muy pequeñas que las células utilizan para comunicarse entre ellas, de manera que se producen de forma natural pero también pueden ser modificadas. El proyecto propone que las EVs liberen proteínas lisosómicas y así puedan corregir el efecto. En la actualidad la investigación busca producir EVs con más cesión de proteína y más capacidad de selección, así como explorar si con este método se pueden tratar las LDSs causadas por una deficiencia en los transportadores.

Un algoritmo para analizar los ictus

Uno de los procedimientos más utilizados para tratar los ictus isquémicos es la trombectomía mecánica. Este mecanismo permite acceder a la oclusión que ha causado la afectación mediante un cateterismo y así poder retirar el coágulo. Sin embargo, hasta un 30% de los pacientes con ictus isquémicos en los que se practica esta intervención presentan unas características vasculares tortuosas que complican el procedimiento. Así, el tiempo de intervención se alarga o termina y todo se hace imposible durar en el tiempo la cateterización y el riesgo de mortalidad aumenta.

El proyecto del grupo de Investigación en Ictus del VHIR propone la creación de ARTERIAL, un algoritmo a través de inteligencia artificial para examinar las características vasculares de cada paciente. De esta manera, los cirujanos pueden revisar las propuestas antes de la operación y se reducen los posibles retrasos durante la trombectomía mecánica. Los investigadores estiman que alrededor de un tercio de los pacientes podrían beneficiarse de esta técnica.

Nanopartículas para tratar la preeclampsia

Hoy en día la preeclampsia no tiene tratamiento y afecta entre el 5% y el 8% de las mujeres. Sin embargo, un proyecto del grupo del CIBBIM-Nanomedicina Nanopartículas Farmacocinéticas del VHIR pretende establecer un tratamiento para la malaltia a partir de nanopartículas de óxido de cerio (CeO2 NPs). Estos elementos han obtenido unos buenos resultados en los modelos animales y una gran actividad antioxidante y antiinflamatoria inmunomoduladora.

La enfermedad se caracteriza por una mala formación de la placenta al inicio del embarazo. Así se describe una serie de problemas médicos graves que pueden acabar siendo letales tanto para la madre como para el bebé. Algunas de las afectaciones son el aumento elevado de la presión arterial, ya sea en el tejido endotelial, ya sea en el sistema cardiovascular, y en órganos como el estómago y los riñones. Así mismo, la enfermedad se caracteriza por unos elevados niveles inflamatorios y de estrés oxidativo, los productos químicos nocivos que crean el problema al estar sometidos a un proceso estresante e inflamatorio como es la preeclampsia. En este sentido, sus características hacen que la patología siga siendo adecuada para ser tratada con CeO2NPs.

Una nueva forma de detectar el cáncer de endometrio

Diagnosticar el cáncer de endometrio en los estadios iniciales es básico para garantizar la supervivencia de las pacientes. Esta patología oncológica es la cuarta más común y la que presenta más mortalidad entre las mujeres y aunque existe un procedimiento de diagnóstico para aquellas pacientes que presentan síntomas, en la actualidad no se dispone de un procedimiento para las mujeres asintomáticas.

El proyecto del grupo de Investigación Biomédica en Ginecología del VHIR busca desarrollar una línea innovadora que permita un diagnóstico no invasivo y preventivo del cáncer de endometrio. El procedimiento se llevará a cabo a partir de una muestra de fluido cervical, que puede obtenerse durante una revisión ginecológica habitual. En este sentido, se puede conformar un diagnóstico basado en la integración de datos moleculares -a nivel de proteína y ADN puro- y datos clínicos.

Hasta ahora la detección únicamente se hace en las pacientes con síntomas mediante un examen físico, una ecografía vaginal y un examen patológico de una biopsia endometrial. La biopsia se obtuvo accediendo a la cavidad endometrial mediante métodos mínimamente invasivos, aunque en algunos casos el acceso no es posible a través de una estenosis cervical. Además, en un 22% de los casos se obtuvo una cantidad insuficiente durante la biopsia y entonces hace falta realizar el procedimiento una segunda vegada y hacerlo mediante un abordaje quirúrgico. Con esta idea, no sería necesario someter a las pacientes a un proceso de estas características.

Ir más allá de la rehabilitación funcional en el ictus

El ictus en Europa afecta a más de un millón de personas cada año y deja al 30% de los supervivientes con algún tipo de discapacidad funcional. Sin embargo, más allá de los tratamientos de la fase aguda de la enfermedad, las terapias de neuro-rehabilitación sólo se utilizan para mejorar la recuperación de los pacientes. La línea de investigación del Grupo de Enfermedades Neurovasculares del VHIR, que ha recibido el apoyo del programa PERIS, tiene como objetivo investigar los mecanismos que subyacen a la plasticidad y la neurorreparación activada de forma espontánea y por los tratamientos de rehabilitación post-ictus. También pretende comprender su evolución temporal para poder controlar su progreso e identificar nuevas terapias.

Una vez identificadas estas moléculas, el uso de la nanomedicina y los nanomateriales podría facilitar la administración de nuevos tratamientos contra el ictus de forma más selectiva, segura y a más largo plazo, evitando al mismo tiempo administraciones invasivas o repetidas. La investigación incluirá estudios moleculares con muestras de sangre de pacientes con ictus sometidos a terapia de rehabilitación supervisada a nivel hospitalario y modelos preclínicos de isquemia cerebral en los que se utilizarán plataformas nanotecnológicas para administrar tratamientos neurorreparadores con el fin de mejorar la administración en el cerebro con enfoques clínicamente relevantes y mínimamente invasivos.

Implementar un programa Paciente Experto para la Esclerosis Múltiple

La mejora de la calidad de vida de los pacientes con Esclerosis Múltiple (EM) es una de las cuestiones principales del abordaje de la enfermedad. En este sentido, los programas de paciente experto facilitan que las personas con EM sigan siendo capaces de hacerse cargo de su malestar a través del aprenentatge entre iguales. Es decir, algunas personas comparten su conocimiento basado en la experiencia sobre la enfermedad con su vocabulario. Ahora, el Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña (Cemcat) quiere implementar un programa paciente experto en diversas unidades de referencia de Cataluña.

La Esclerosis Múltiple afecta a unas 50.000 personas en España y un programa de estas características mejora la calidad de vida, los conocimientos y la autonomía relacionada con la afectación de los participantes. Así se llevó a cabo, tras la aprobación de los respectivos Comités de Ética, con 12 grupos de pacientes provinciales de sus unidades diferentes. Igualmente, el despliegue se realizará con 6 grupos con personas con EM reincidente y 6 grupos con personas con EM progresiva. Un paciente con EM, con el asesoramiento y apoyo de profesionales sanitarios, liderará 9 sesiones grupales educativas (una sesión semanal durante 9 semanas) con 12 personas para ver el impacto y la autonomía de cada paciente. Posteriormente, se realizan dos controles durante 6 y 12 meses respectivamente.

Este programa busca trasladar conocimientos, reducir el impacto de la enfermedad y fomentar la adquisición de hábitos y estilos de vida saludables. Mediante la interacción entre personas con EM se busca compartir estos conocimientos desde su propia experiencia, partiendo del principio de que nadie conoce mejor la enfermedad y cómo abordarla que las personas que la padecen.

Comparte este contenido