La actualidad de todo Vall d'Hebron

Una jornada sobre enfermedad por hígado graso no alcohólico reúne a expertos y pacientes

hígado graso no alcohólico, jornada, nash
Lunes, 11 Junio, 2018

Vall d'Hebron participa en el primer Día Internacional de la Enfermedad por Hígado Graso No Alcohólico, organizando una jornada en la que expertos y pacientes han compartido las últimas novedades sobre esta enfermedad que afecta a uno de cada tres adultos y uno de cada diez niños. 

Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus ha organizado la jornada “Enfermedad por Hígado Graso No Alcohólico” en el marco del primer día internacional de dicha patología. Se estima que  uno de cada tres adultos y uno de cada diez niños sufre esta afección, una patología del hígado que está relacionada con el estilo de vida, el exceso de peso, la hipertensión, el colesterol elevado y la diabetes tipo 2. Precisamente, el día 12 se celebra el 1er Día Internacional de Enfermedad por Hígado Graso No Alcohólico, organizado por  The  Nash Education  Program  (NASH son las siglas en inglés de Enfermedad por Hígado Graso No Alcohólico).

Como ha explicado el Dr. Salvador Augustin, hepatólogo de Vall d'Hebron, “esta enfermedad se trata ya de una epidemia silenciosa, ya que afecta a mucha gente y, además, es asintomática, por lo que la mayoría de las personas no son conscientes de que la padecen. En una analítica de rutina, la elevación de transaminasas (marcadores de daño hepático) puede despertar la sospecha del médico. Pero, en la mayoría de los casos, esta enfermedad está sin diagnosticar”. Esta patología está causada por la acumulación excesiva de grasa en el hígado. Los factores de riesgo que predisponen a padecerla son el sobrepeso o la obesidad, la diabetes o la prediabetes, el colesterol elevado o los triglicéridos elevados. Esta enfermedad, también conocida como esteatosis hepática no alcohólica, provoca una “inflamación en las células del hígado —ha señalado el Dr. Augustin—. Si la enfermedad avanza, puede causar fibrosis (cicatriz que sustituye hígado sano por hígado enfermo), cirrosis e incluso cáncer de hígado. Es todo un reto para el sistema sanitario, ya que afecta a muchas personas, y la mayoría no son conscientes de padecerla”. 

El Dr. Augustin ha remarcado que es necesario diferenciar la enfermedad por hígado graso no alcohólico, que no está causada por el consumo de alcohol, de la enfermedad por hígado graso causada por el alcohol, mucho menos frecuente que la primera. “Los pacientes que padecen hígado graso no alcohólico se sienten estigmatizados y no dicen a nadie que tienen la enfermedad, porque, tradicionalmente, la acumulación de grasa en el hígado y, sobre todo, la cirrosis se han asociado al consumo excesivo de alcohol”, ha indicado este experto.

En la actualidad, no hay un tratamiento farmacológico que permita revertir esta enfermedad, aunque se está investigando muy activamente en el desarrollo de nuevos medicamentos. “A día de hoy, el tratamiento pasa por mejorar el estilo de vida, es decir, seguir una alimentación adecuada, realizar ejercicio y combatir los factores de riesgo”, ha explicado el Dr. Augustin, que también es investigador en el Grupo de Enfermedades Digestivas y Hepáticas del Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR). Esta afección puede evolucionar a fibrosis (acumulación de tejido cicatricial en el hígado debido a la inflamación), cirrosis (una forma más avanzada y grave de fibrosis) y cáncer de hígado. En los casos más graves, la única alternativa es el trasplante hepático. En el 20% de los casos de enfermedad por hígado graso no alcohólico hay presencia de fibrosis y seestima que entre el 3% y el 5% de los pacientes tienen cirrosis. En pacientes con diabetes tipo 2, hasta el 10-15% tienen cirrosis o una pre-cirrosis. Además, esta afección se ha convertido ya en la primera causa de cáncer hepático en países como el Reino Unido. “Se estima que, en Cataluña, unas 150.000 personas tienen fibrosis o cirrosis debido al hígado graso no alcohólico y que no son conscientes de ello”, ha remarcado el Dr. Augustin.

Durante la mesa redonda de expertos y pacientes, Artur Marqués, de la Asociación de Trasplantados Hepáticos de Catalunya, ha señalado que es necesario “dar a conocer esta patología, que todavía es muy desconocida, para contribuir a su prevención”.

 

Unidad Monográfica en Enfermedad por Hígado Graso No Alcohólico en Vall d'Hebron

El Hospital Universitari Vall d'Hebron cuenta con un programa específico para diagnosticar y tratar esta patología. Ante la sospecha de que un paciente puede sufrir hígado graso no alcohólico, “realizamos un fibroscan de última generación, es decir, un tipo de ecografía específica hepática que evalúa la presencia de grasa en el hígado y la cantidad de fibrosis del mismo y que, en muchos casos, permite que no sea necesario realizar una biopsia”, ha señalado el Dr. Augustin. En el caso de que se confirme la enfermedad, un equipo de hepatólogos realiza controles periódicos para evaluar si la enfermedad progresa o se revierte, y ofrece la posibilidad de participar en ensayos clínicos experimentales con nuevos fármacos para detener o revertir la progresión.

 

Cribado a partir de los 45 años de edad

La incidencia de esta patología es muy elevada, y, además, se espera que en los próximos años aumente debido a los malos hábitos de la población —ha explicado el Dr. Augustin—. Por eso muchos expertos nos estamos planteando que quizás sea necesario realizar un cribado a partir de los 45 años de edad. La prueba para realizarlo sería el fibroscan, un procedimiento no invasivo y eficaz que permitiría diagnosticar a los pacientes antes de que la afección evolucione a estadios en los que ya no es reversible o puede poner en peligro su vida”. En este sentido, Vall d'Hebron está participando en un estudio multicéntrico e internacional para evaluar la eficacia de la realización de un cribado poblacional. “Comprobaremos la utilidad del cribado en personas de más de 45 años y con factores de riesgo como exceso de peso, hipertensión o colesterol elevado. De este modo, conoceremos mejor la prevalencia de la enfermedad y podremos poner en marcha estrategias de prevención de manera más precoz y eficiente”, ha señalado el Dr. Augustin.

 

El trasplante de microbiota intestinal corrige la hipertensión portal en el hígado graso

Recientemente, un estudio liderado por el grupo del Dr. Augustin de Enfermedades Digestivas y Hepáticas del VHIR ha logrado normalizar la hipertensión portal mediante un trasplante fecal (de microbiota intestinal) en un modelo de roedor con enfermedad por hígado graso inducida por la dieta. El estudio se acaba de publicar en la revista Hepatology. En dicho estudio comprobaron que “el trasplante de microbiota intestinal corrige las alteraciones de la microbiota intestinal propias de la enfermedad, restablece la sensibilidad a la insulina y, lo más importante, normaliza la hipertensión portal y los principales mecanismos intrahepáticos que la condicionan”, ha señalado el Dr. Augustin, autor sénior del estudio. Los resultados sugieren que el efecto del trasplante fecal en la normalización de la hipertensión portal se debió a “una disminución significativa de la resistencia vascular intrahepática que se asoció con una mejoría de la disfunción endotelial gracias al restablecimiento de la sensibilidad a la insulina”, ha afirmado este experto. El estudio abrirá nuevas puertas en la investigación para el desarrollo de nuevas terapias en la enfermedad por hígado graso no alcohólico.  

 

Web tv sobre la enfermedad por hígado graso no alcohólico:

https://www.international-nash-day.com/es/el-nash-day-en-vivo-2/teasers-y-web-tv/

Comparte este contenido