La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron es el primer hospital del Estado en el ranking de smart hospitals de la revista Newsweek

Vall d'Hebron Smart Hospital
Miércoles, 30 Junio, 2021

Los últimos años, Vall d’Hebron ha hecho una apuesta por la transformación tecnológica, facilitando la experiencia a las personas, ya sea incorporando nuevas tecnologías en la relación con los y las pacientes como por ejemplo aplicaciones para móviles o trabajando por una gestión inteligente de los procesos profesionales.

El Hospital Universitari Vall d’Hebron es el primer hospital del Estado, el 12º de Europa y el 43º del mundo en el ranking World’s Best Smart Hospitals 2021 elaborado por la revista Newsweek con la colaboración de Statista. El ranking se ha hecho a partir de entrevistas en profundidad a personas expertas en smart hospitals (hospitales inteligentes) y 13.000 encuestas a médicos y médicas, gestores y gestoras de hospitales y profesionales de la salud con conocimiento en hospitales inteligentes.

A nivel estatal, después del Hospital Universitari Vall d’Hebron, se encuentra el Hospital Clínic en 59º lugar, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid en 73ª posición, el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid en 77º lugar y el Hospital Universitario La Paz de Madrid en el 87.

Los últimos años, Vall d’Hebron ha hecho una apuesta por la transformación tecnológica, facilitando la experiencia a las personas, ya sea incorporando nuevas tecnologías en la relación con los y las pacientes como por ejemplo aplicaciones para móviles o trabajando para una gestión inteligente de los procesos profesionales, construyendo un Smart Campus para mejorar la calidad y la experiencia de pacientes y profesionales que se relacionan, con el uso de recursos urbanísticos y de sostenibilidad y con tecnología para mejorar la experiencia de los servicios y satisfacer las necesidades de las personas.

A continuación exponemos algunos de los proyectos llevados a cabo en Vall d’Hebron.

Uso de la inteligencia artificial

Uno de los proyectos más destacados en este sentido es el uso de la inteligencia artificial para detectar ictus graves mediante el software MethinksLVO, que detecta dónde se encuentra la oclusión del gran vaso que lo ha provocado; o para acelerar el diagnóstico de la COVID-19 con un software diseñado para detectar imágenes de infección en los pulmones (neumonía) en el menor tiempo posible y con la máxima precisión a través de una tomografía computerizada (TACO) de tórax.

Smart UCI

A nivel de instalaciones, destaca la Smart UCI, estrenada el 2018, que incorpora el smart display, un programa que integra todos los datos clínicos y de seguridad que se generan en la UCI y las transforma en información que facilita la toma de decisiones por parte de los y de las profesionales. Además, permite mejorar continuamente el funcionamiento de la unidad porque se beneficia de la experiencia para aprender y mejorar. Las instalaciones de la UCI también son inteligentes, puesto que está programada porque responda a los estímulos del y de la paciente (smart building) con el objetivo de reforzar la seguridad y la calidad de su estancia y el trabajo del personal. A modo de ejemplo, cuando la persona ingresada sufre una arritmia cardíaca, el edificio lo detecta y activa el código azul: hace sonar una alarma, enciende una luz azul situada ante la cabina del o de la paciente, enciende todas las luces del interior del box y abre las puertas para que el personal pueda entrar más rápidamente. Cuando el personal entra en el box, el edificio reconoce la presencia de profesionales y para la cámara de video situada en el interior de la cabina para preservar la intimidad.

En situación de normalidad, los boxes están iluminados según el ritmo circadiano: la tonalidad de la luz que emiten varía a lo largo del día de forma que imita el ciclo del sol para que el ritmo del organismo de la persona continúe funcionando sin interrupciones. Otra de las acciones que lleva a cabo el smart building para garantizar el bienestar de los y de las pacientes es el aviso por exceso de ruido. Cuando el edificio detecta que las personas que se encuentran en el interior de un box hablan fuerte, se activa el código rojo y se enciende una bombilla de este color que avisa que se está haciendo demasiado ruido. Las camas también son inteligentes, un hecho pionero en Europa, y envían información al sistema sobre el peso de la persona, la posición que adopta (para que no pase demasiado tiempo inmóvil), los movimientos que hace o la altura de la barandilla para evitar caídas.

Los quirófanos del futuro

La cirugía robótica, la impresión 3D, la realidad virtual, la realidad aumentada, el reconocimiento de voz, la trazabilidad del y de la paciente, etc. son claros ejemplos de cómo la revolución tecnológica está cambiando la manera de trabajar en el Bloque Quirúrgico de Vall d’Hebron y cómo éstos están evolucionando hacia espacios que permiten cirugías más precisas y menos invasivas.

Desde 2012 la cirugía personalizada se aplicaba en los Servicios de Cirugía Maxilofacial, Neurocirugía y Traumatología del hospital para el tratamiento de algunas patologías complejas, como por ejemplo tumores y deformidades. Con el desarrollo del proyecto 3D-LAB, se ofrece un servicio integral con una estructura común de cirugía personalizada que permite obtener cirugías más precisas, seguras y con resultados más predecibles. Mejora la gestión de los recursos y fomenta la investigación y la innovación.

Tratamiento del TDAH mediante realidad virtual

El Servicio de Psiquiatría ha sido el primero del Estado español a utilizar la realidad virtual en el tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Este tratamiento utiliza técnicas de mindfulness y realidad virtual para tratar a los y las pacientes. La realidad virtual permite al personal utilizar entornos hiperrealistas para favorecer la concentración de los y de las pacientes.

Simulación clínica

La recreación artificial de un entorno que se asemeja a la realidad, pero con variables controlables, permite aprender más rápido sin poner en riesgo a los y las pacientes: se puede repetir el procedimiento tantas veces como sea necesario, provocar errores programados, recrear casos clínicos poco frecuentes y analizarlos posteriormente. Vall d’Hebron dispone de un Centro de simulación intrahospitalario que responde a las necesidades de profesionales y pacientes, con un impacto directo en la seguridad clínica y la calidad asistencial.

Comparte este contenido