La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron realiza el primer trasplante del Estado a una paciente que ha superado la COVID-19

Viernes, 15 Mayo, 2020

La paciente es una adolescente que sufre una estenosis mitral, una cardiopatía congénita que se caracteriza por un estrechamiento del orificio de la válvula mitral del corazón.

El Hospital Universitario Vall d’Hebron ha realizado el primer trasplante del Estado a un paciente que ha superado la COVID-19. Se trata de una adolescente que sufre una estenosis mitral, una cardiopatía congénita que se caracteriza por un estrechamiento del orificio de la válvula mitral del corazón, y que recibió un trasplante de este órgano. “Es una paciente compleja que a lo largo de su vida ya se había sometido a cuatro cirugías mayores de corazón a causa de su cardiopatía”, explica el Dr. Ferran Gran, cardiólogo pediátrico y coordinador médico de Trasplante Cardíaco Pediátrico de Vall d’Hebron. “Al presentar varias complicaciones, entre ellas hipertensión pulmonar grave, se decidió que la mejor opción médica era realizarle un trasplante de corazón”, añade. Es el primer trasplante, tanto pediátrico como adulto, realizado en el Estado a alguien que ha superado la COVID-19. 

Durante la consulta preoperatoria en que se tenían que firmar los documentos de consentimiento para hacer el trasplante de corazón, se detectó que la paciente sufría COVID-19 mediante una prueba de cribaje (PCR). A pesar de que la PCR se realiza siempre entre la batería de pruebas pretrasplante de forma rutinaria desde que empezó la pandemia de coronavirus, en este caso el equipo médico de Vall d’Hebron detectó previamente una sintomatología compatible con neumonía. La PCR salió positiva y la paciente estuvo ingresada en el Hospital Infantil por una neumonía provocada por la COVID-19. Una vez recuperada, recibió el alta. “La paciente no hizo un cuadro grave por COVID-19. Su evolución clínica fue bastante buena”, explica el Dr. Pere Soler, jefe de la Unidad de Patología Infecciosa e Inmunodeficiencias de Pediatría. Ya en casa, en una de las llamadas del programa de seguimiento telefónico después del alta que Vall d’Hebron hace con los pacientes dados de alta por COVID-19, la madre comentó al equipo médico que la chica no se encontraba bien y que creía que era por su problema del corazón. “Contactamos con Cardiología Pediátrica y la paciente acudió a nuestro centro donde, cinco horas después de llegar, sufrió un paro cardíaco a causa de una arritmia, motivo por el cual ingresó en la UCI Pediátrica”, añade el Dr. Pere Soler. Por lo tanto, la paciente estuvo ingresada en la UCI Pediátrica de Vall d’Hebron por una insuficiencia cardíaca causada por su cardiopatía.

El trasplante de corazón pudo llevarse a cabo dos semanas más tarde. “La intervención se realizó un mes después de que la menor sufriera la neumonía a causa de la COVID-19, superado el periodo de 21 días de seguridad recomendados después de la completa resolución de todas las manifestaciones clínicas de la enfermedad”, detalla el Dr. Joan Balcells, jefe de la UCI Pediátrica de Vall d’Hebron. “Además, se le realizaron dos pruebas PCR, separadas por un periodo de 48 horas y que salieron negativas, para asegurar que su recuperación era total”, añade el Dr. Joan Balcells.

“La paciente necesitaba de forma urgente un trasplante de corazón. Surgió un donante compatible en medio de la compleja situación de pandemia, cuando el 70% de los miembros del Servicio de Anestesiología asistían a enfermos críticos con COVID-19, y el resto nos dedicábamos a la asistencia quirúrgica urgente y especializada, como los trasplantes pediátricos”, expone la Dra. Eva Andreu, de la Sección de Anestesiología Pediátrica del Servicio de Anestesiología y Reanimación. “La paciente, por su patología, presentaba un alto riesgo anestésico, pero con el esfuerzo de todo el equipo de trasplantes se consiguió que saliera adelante”, añade la Dra. Eva Andreu.

La pandemia de COVID-19 ha modificado algunos aspectos del proceso de trasplante, como expone el Dr. Raúl Abella, jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca Pediátrica de Vall d’Hebron. “Antes de la COVID-19, nosotros íbamos al hospital del donante a hacer la extracción y la recogida del órgano. Ahora, por seguridad, se encargan los profesionales del hospital del donante”. En el caso de los donantes, se descartan aquellos que hayan sufrido cualquier patología clínica compatible con la COVID-19. Según establece el protocolo médico, se realiza una encuesta epidemiológica para averiguar si el donante o alguien de su familia ha sufrido COVID-19 21 días antes de la donación y, aunque el donante no haya presentado ningún cuadro clínico de la enfermedad, se le realiza una prueba PCR 24 horas antes de la extracción. “El hecho de que la paciente hubiera sufrido COVID-19 nos hacía temer que el virus hubiera podido agravar la hipertensión pulmonar que ya tenía o producir alguna lesión residual que imposibilitara el trasplante, pero afortunadamente no fue así”, explica el Dr. Raúl Abella.

Trece trasplantes en Vall d’Hebron desde la declaración del estado de alarma

Vall d’Hebron ha realizado un total de trece trasplantes desde el 13 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma por la pandemia de COVID-19: dos trasplantes hepáticos infantiles y dos a pacientes adultos, dos trasplantes renales infantiles y cinco a pacientes adultos, un trasplante de pulmón a adulto y uno de corazón a un paciente pediátrico. En el conjunto de Catalunya, entre el 13 de marzo y el 13 de mayo se realizaron un total de 23 trasplantes. En todo el Estado se han hecho 206 trasplantes. “El programa de trasplante pediátrico de Vall d’Hebron ha demostrado fortaleza y resiliencia en una situación tan adversa como la pandemia del coronavirus y ha hecho posible casos de éxito como este”, valora la Dra. Teresa Pont, coordinadora médica de Trasplantes de Vall d’Hebron.

De acuerdo con las recomendaciones de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y la Organización Catalana de Trasplantes (OCATT), durante los peores momentos de la pandemia de COVID-19 la actividad de trasplantes se ha restringido a los pacientes en situación de urgencia y que presentan mayor gravedad clínica, así como a los pacientes con más dificultades para recibir un trasplante, como son los menores de edad, por la dificultad de encontrar órganos.

Comparte este contenido
Profesionales relacionados
Dra. Teresa
Pont Castellana
Coordinadora Médica
Trasplantes
Sr. Albert
Cortés Borra
Supervisor de Enfermería
Pediatría
Dra. Yolanda
Peña-López
Médico
Pediatría
Investigador
Enfermedades Infecciosas
Dr. Quique
Pérez
Sra. Irene
Ortiz Martinez
Noticias y actividades