Vall d’Hebron desarrolla una terapia de realidad virtual y mindfulness para mejorar la salud mental de los profesionales a raíz de la COVID-19

El Servicio de Psiquiatría de Vall d’Hebron adapta la tecnología de las exposiciones que invitan a entrar en una obra de Klimt o Monet a una terapia guiada para combatir la fatiga pandémica y otros trastornos. Actualmente, se está ofreciendo a los profesionales del Hospital y se estudia ampliarla a pacientes.

29/04/2021

La crisis de la COVID-19 ha puesto a prueba la salud mental de los profesionales sanitarios y de la ciudadanía. Para prevenir posibles secuelas, al inicio de la pandemia, el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitari Vall d’Hebron puso en marcha actuaciones para ofrecer ayuda emocional a las personas con síntomas de estrés y ansiedad. Ahora, da un paso más para mejorar el apoyo emocional de los profesionales sanitarios. Ha desarrollado sesiones de mindfulness de 45 minutos dirigidas a los profesionales del Hospital, que se pueden hacer antes de empezar la jornada, durante o al acabar. Esta realidad virtual consiste en adaptar la tecnología de las exposiciones que invitan a sumergirse en la obra de pintores como Van Gogh, Klimt o Monet. Esta propuesta terapéutica basada en realidad virtual permite disfrutar de una experiencia inmersiva y multisensorial. En vez de entrar en los jardines de nenúfares de Monet o perderse en los campos de girasoles de Van Gogh, los participantes pueden adentrarse en un paisaje de realidad virtual basado en la terapia mindfulness. “Durante las sesiones, los y las profesionales pueden sumergirse en un océano, nadar con delfines o adentrarse en un colorido universo de mandalas. Estas experiencias van acompañadas de música y los participantes pueden escoger qué propuesta se adapta más a sus necesidades”, explica Merche Rodríguez, supervisora del Servicio de Psiquiatría de Vall d'Hebron e impulsora de este proyecto. La sesión siempre está guiada por la voz de una enfermera especializada en salud mental y mindfulness del equipo, Marta Achutegui.

La realidad virtual permite cubrir las paredes y techos de una composición de luz, color y sonido que simulan los escenarios mencionados. De la parte técnica, se encarga Broomx, compañía tecnológica de Barcelona, que ofrece soluciones de proyecciones inmersivas y ha diseñado el contenido especialmente para este proyecto. Según el Dr. Josep Antoni Ramos-Quiroga, jefe de Psiquiatría de Vall d’Hebron, “gracias a esta nueva tecnología de realidad virtual, podemos hacer sesiones de mindfulness en grupo, incrementando la sensación de confort de los profesionales”. La responsable de la Unidad de Innovación y Salud Digital de Vall d’Hebron, Eva Aurin, explica que el interés por esta tecnología nació de una de las ideas ganadoras de la II edición del concurso de innovación “Yo Innovo” del Hospital. Más adelante, el BCN Tech City, el hub de emprendedores de la ciudad en el que participan el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, conectó el Hospital con Broomx, que recientemente ha participado en la exposición inmersiva sobre Gustav Klimt en el Ideal Barcelona.

El mindfulness (“atención llena”, en inglés) hace referencia a la cualidad que tenemos las personas de estar conscientes y prestar atención de una manera deliberada y libre a la experiencia presente. Se entrena dirigiendo la atención tanto hacia el entorno como en nuestro estado interno (sensaciones, emociones y sentimientos).

El 80% de los profesionales vive un momento de preocupación

“Tanto para detectar posibles trastornos como para analizar los resultados de esta terapia, empezamos haciendo dos encuestas con tres preguntas, una a la entrada y la otra a la salida de las sesiones. Por ahora, el cien por cien de las personas que ha probado la experiencia quiere repetir”, asegura Merche Rodríguez. Antes de entrar en la sesión, la supervisora del Servicio de Psiquiatría destaca que a la pregunta que propone definir en una palabra el sentimiento o la emoción que mejor describe el momento que viven los participantes, un 80% responde “preocupación”. A la salida de la sesión, el estado de ánimo mejora. Cuando se les pide que definan en una palabra cómo se sienten, el 100% responde “tranquilo y/o relajado”. Y a la hora de escoger un emoticono con el que se sienten más identificados en aquel momento, el 100% escoge una cara contenta.

“Estas respuestas rápidas son un primer indicio de que la terapia inmersiva de mindfulness con realidad virtual tiene beneficios en la gestión emocional. Pero, para tener más referencias, la terapia completa consta de cuatro sesiones a lo largo de un mes durante las cuales hacemos un seguimiento. Los participantes hacen encuestas relacionadas con la ansiedad y el bienestar bajo la supervisión de una psicóloga y al acabar se hace una evaluación”, explica Merche Rodríguez.

Este tratamiento se puede alargar con ejercicios de meditación que se pueden hacer en casa y sesiones con psicólogos. “Después de un año de pandemia, hemos detectado en el personal síntomas relacionados con la fatiga por compasión, hay gente que está más irascible, tiene cambios de humor, pérdida de apetito, problemas para dormir y más dificultados para empatizar porque acumulan muchas emociones”, comenta.

La Dra. Sara Guila Fidel, psicóloga clínica adjunta del Servicio de Psiquiatría, es experta en trastornos por estrés traumático e intervención en crisis desde hace más de 18 años. Explica que “la fatiga por compasión es un síndrome muy estudiado entre el personal que atiende a víctimas de incidentes graves y sabemos cómo afrontarla”. Se relaciona mucho con personas que han intervenido en situaciones críticas como en una guerra o en un atentado. “Durante la pandemia, el personal que ha estado en primera línea se ha entregado de manera especial a los otros y ha trabajado de manera muy intensa. Muchos acumulan estrés, porque no han tenido tiempo para recuperarse y, a pesar de tener una sensación de agotamiento físico y mental, no quieren claudicar. Tienen un sentido del deber intenso y sienten que si se retiran estarán fallando a las personas a las que tienen que cuidar”, explica la Dra. Sara Guila Fidel. Reforzar el trabajo en equipo y la confianza mutua, aprender a hacer pausas, técnicas de relajación y tener recursos de desconexión como esta terapia midfulness son estrategias de intervención adecuadas.

“Queremos utilizar el mindfulness para cohesionar a los equipos, porque cuando una persona está mal, el equipo se resiente”, añade Merche Rodríguez. Una de las estrategias es ir informando progresivamente a las supervisoras de Enfermería del Hospital de la existencia del programa de mindfulness, porque si perciben alguna persona con fatiga, pueda sacar beneficio de la terapia. “Tener recursos y un equipo sólido en el que confiar es la mejor manera de ayudar a las personas que lo necesitan”, subraya la Dra. Sara Guila Fidel.

Como con las primeras evaluaciones se han observado beneficios, Eva Aurin avanza que están mirando de hacer uso de esta tecnología para realizar actividades inmersivas adaptadas a pacientes pediátricos ingresados y a pacientes de larga estancia. “Estudiamos introducir cuentos en las proyecciones y hacer conexiones en directo con una fiesta de cumpleaños de un amigo o una clase con los compañeros de escuela”, explica.

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.