La actualidad de todo Vall d'Hebron

La gestión de la COVID-19 en el Hospital Universitari Vall d’Hebron, caso de estudio del IESE

Gerent Vall d'Hebron Albert Salazar IESE
Lunes, 22 Febrero, 2021

El Dr. Albert Salazar, gerente del Hospital Universitari Vall d’Hebron, y Jaume Ribera, profesor del IESE, han ofrecido una clase para los alumnos de IESE titulada "Caso Hospital Universitari Vall d’Hebron: Gestión de la COVID-19”. Durante la clase, el Dr. Salazar ha explicado cómo Vall d’Hebron se transformó durante la primera ola de la pandemia para gestionar la mayor crisis sanitaria vivida por el Hospital.

El Dr. Albert Salazar, gerente del Hospital Universitari Vall d’Hebron, y Jaume Ribera, profesor del IESE, han ofrecido una clase para los alumnos de IESE titulada "Caso Hospital Universitari Vall d’Hebron: Gestión de la COVID-19”. Durante la clase, el Dr. Salazar ha explicado cómo Vall d’Hebron se transformó durante la primera ola de la pandemia para gestionar la mayor crisis sanitaria vivida por el Hospital. En esta clase, el Dr. Albert Salazar ha expuesto el modelo de gestión de Vall d’Hebron y las principales decisiones operativas que permitieron hacer frente a la primera ola. Por otro lado, el profesor Jaume Ribera ha trabajado conjuntamente con los alumnos la discusión del caso.

Una transformación radical de Vall d’Hebron desde el inicio de la pandemia

La gestión de la pandemia se ha basado en dos ejes, según el Dr. Albert Salazar, gerente de Vall d’Hebron: “la necesidad de trabajar cualquier proyecto en colaboración con todos los agentes del territorio e, internamente, potenciar los equipos multidisciplinares, ya que la COVID-19 nos ha demostrado que el trabajo conjunto entre especialidades, entre estamentos, conjuntamente médicos y enfermería, rompiendo los silos tradicionales, compartiendo conocimiento, es capaz de conseguir resultados en términos de atención al paciente muy superiores”.

El profesor del IESE explica que “investigar sobre la gestión de la pandemia en un hospital como Vall d’Hebron ha sido todo un acierto, ya que hoy en día no hay nada escrito sobre la gestión de la pandemia en un hospital”. Con este caso “hemos podido ver un ejemplo real de la evolución de las fases de una crisis y cómo encaja en la estrategia futura de un centro hospitalario”.

En Vall d’Hebron, la transformación empezó bien pronto, incluso antes de que hubiese un solo caso en Catalunya. El Hospital se anticipó a la llegada de la epidemia mediante la elaboración de protocolos de actuación frente a la COVID-19 y planes de contingencia que planteaban hasta una docena de escenarios en los que en los peores de los casos se triplicarían las camas de UCI y se duplicarían las de hospitalización. A finales de enero de 2020 se creó un Comité de Coordinación compuesto por el equipo directivo del Hospital y los líderes científicos de las especialidades más directamente implicadas en la pandemia. En las reuniones de este Comité, que aún se mantienen, se analiza la evolución de la pandemia y se toman decisiones de gestión.

Asimismo se diseñó un modelo de contratación pública de emergencia para poder conseguir los servicios y materiales necesarios. Se decidió que alrededor de 800 trabajadores de administración, facultativos, farmacia, etc. teletrabajaran desde casa para evitar el riesgo de contagio. Se suspendió toda visita ambulatoria y se reconvirtió en telemática o telefónica. También se impulsó la dispensación domiciliaria de medicamentos. Las visitas de familiares a pacientes se suspendieron. A día de hoy, se permiten visitas a los pacientes no COVID-19 en determinadas franjas horarias, pero a los pacientes COVID-19 solo se les permite en el proceso de final de vida.

Otro aspecto clave es la comunicación interna. Mediante sesiones informativas retransmitidas por streaming se mantienen informados semanalmente a todos los profesionales de las novedades y los cambios aplicados para hacer frente a la crisis. Toda la información se aloja en una sub-intranet creada ad hoc para toda la comunicación relacionada con el coronavirus. 

Despliegue rápido de Unidades de Hospitalización y de Cuidados Intensivos

Durante el pico de la primera ola de la pandemia de COVID-19, el Hospital se reorganizó rápidamente para transformar las diferentes unidades de hospitalización convencional en Unidades de Hospitalización COVID-19. De las 34 unidades de hospitalización de los cuatro centros del Hospital, 22 fueron destinadas a unidades de Hospitalización COVID-19.

Asimismo, otros espacios alternativos como Hospitales de Día o el Pabellón Salud se habilitaron como Unidades de Hospitalización para pacientes con esta patología. El 29 de marzo de 2020 se puso en marcha en solo una semana el Pabellón Salud Vall d’Hebron (un pabellón de deportes reconvertido en una extensión del hospital) para atender pacientes con la COVID-19. A principios de abril ya se podían atender un total de 132 pacientes.

Una vez el pico de la primera ola de la pandemia de SARS-CoV-2 se superó, fue necesario pasar del Plan de contingencia inicial al nuevo Plan de adaptación de la actividad COVID-19 y no COVID-19 aprobado el 28 de abril y diseñado para que pudiera convivir la actividad habitual de un centro hospitalario con la atención a la pandemia. Justo después de la aprobación del Plan de adaptación, el 29 de abril el Pabellón Salud se transformó en un Hospital de Día Polivalente (donde se ha realizado la rehabilitación de los pacientes que han superado la COVID-19). Ahora, el Pabellón Salud acoge un laboratorio de Microbiología, pero el resto de las actividades se realizan en el Hospital.

En cuanto a las camas de UCI, en el mes de marzo de 2020, en dos semanas se pasó de las 56 camas de la UCI estructural de Vall d’Hebron a 222 camas para pacientes críticos. En abril se continuó trabajando hasta llegar a más de 300 camas de críticos. Este proceso se llevó a cabo reconvirtiendo otras unidades y habilitando nuevos espacios (como la antigua UCI, en desuso hasta entonces, el espacio de Simulación o la nueva área de Hemodiálisis) para acoger más camas. Además, continuaron funcionando los espacios para atender pacientes adultos con otras patologías críticas que no fueran coronavirus.

Para todo ello se tuvo que reforzar la plantilla del Hospital y asegurar los turnos asistenciales necesarios, modificando contratos de algunos profesionales. Aquellos que contaban con contrato a tiempo parcial se les amplió a tiempo completo, se incorporaron tres personas jubiladas que fueron dirigidas a la atención de críticos, se asignaron todos los anestesiólogos para el cuidado de críticos (debido a que se habían cancelado los procesos quirúrgicos) y se incorporaron 60 pediatras para atender a pacientes adultos, ya que en su especialidad contaban con una buena formación en cuidado de críticos. Además, se destinaron a todos los residentes de áreas médicas y quirúrgicas a Urgencias. En Enfermería también se reestructuró la plantilla. En febrero de 2020, el Hospital contaba con una plantilla de 7.677 personas, que llegó a 7.952 en mayo.

El gasto de marzo y abril de 2020 en personal, aprovisionamientos sanitarios e inversiones en cuanto a la COVID-19 fue de 13 millones de euros. La valoración económica del personal contratado fue de 3,5 millones de euros (incluyendo no solo los nuevos contratos, sino también plantilla previa, como horas extras, guardias, etc.). La partida dedicada a aprovisionamientos sanitarios y servicios fue de 7,1 millones de euros. Y el dinero dedicado a inversiones fueron 2,4 millones de euros. Desde el mes de marzo hasta diciembre del 2020, el gasto total fue de 53,3 millones de euros: 19,2 millones en personal, 27 millones en aprovisionamientos y servicios y 7,1 millones en inversiones.

Vall d’Hebron también puso al servicio de los profesionales un acuerdo con el Hotel Alimara Barcelona, situado a 500 metros del Hospital, para darles alojamiento al inicio de la pandemia, y un acuerdo con el Hotel Melià que permitió atender a pacientes con COVID-19 en estado leve para descongestionar el edificio principal del Hospital.

Para evaluar la capacidad del Hospital para dar respuesta a las necesidades actuales y futuras que provoca la crisis del coronavirus, así como estandarizar una atención sanitaria segura para pacientes y profesionales, durante el mes de junio se diseñó un Modelo de Acreditación COVID-19. A continuación, se realizó una autoevaluación y una auditoría interna que incluía una visita presencial a diferentes áreas asistenciales y áreas comunes del Hospital. Fruto de esta evaluación se identificaron buenas prácticas y acciones de mejora que se pusieron en marcha.

Todas estas acciones valieron que, el 2 de abril, durante una visita al Hospital, el Dr. Bruce Aylward, Assistant Director-General, Office of the Director-General de la OMS, felicitara a Vall d’Hebron por la gestión de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Nuevos servicios para una atención más óptima

Entre los nuevos servicios destaca la apertura de una consulta externa específica del Servicio de Neumología para hacer una evaluación y seguimiento de las secuelas pulmonares de los pacientes COVID-19. En julio también se puso en marcha una Unidad de Semicríticos dotada con la tecnología necesaria para convertirse en una Unidad de Críticos en pocas horas en caso de que sea necesario, por ejemplo, por un aumento de los casos críticos de COVID-19.

Retos de futuro y nueva colaboración con IESE

El reto de hacer frente a la pandemia todavía continúa. Durante la primera y segunda olas, Vall d’Hebron ha continuado con su transformación para seguir afrontando los diferentes escenarios. En este sentido, el 16 de febrero se ha inaugurado el nuevo edificio Garbí, el espacio polivalente dedicado a la atención de pacientes con COVID-19 de Vall d'Hebron. El edificio cuenta con 56 camas de agudos y 32 de críticos y semicríticos y concentra la atención de pacientes con COVID-19.

IESE y Vall d’Hebron continúan con su colaboración para transmitir el modelo de gestión del Hospital durante esta pandemia. De este modo, próximamente, el Dr. Albert Salazar ofrecerá otras clase en IESE para profundizar en los aspectos clave de la gestión de Vall d’Hebron. 

Sobre el Hospital Universitari Vall d’Hebron

El Hospital Universitari Vall d’Hebron es el complejo más grande de Cataluña y uno de los más grandes del Estado español. Ofrecemos atención sanitaria de alta complejidad desde un hospital público, universitario y comunitario. Ubicados en Barcelona, desde nuestras instalaciones trabajamos para la investigación, la docencia y la innovación. El Hospital es la suma de cuatro centros especializados: el Hospital General, el Hospital Infantil, el Hospital de la Mujer y el Hospital de Traumatología, Rehabilitación y Quemados. Damos servicio asistencial desde el nacimiento hasta la vejez. En el Hospital trabajan más de 8.000 personas.

Desde el inicio de la pandemia, han pasado más de 6.625 pacientes por el Servicio de Urgencias, de los que han ingresado más de 4.286 (y de estos, 881 en la UCI).

Sobre IESE Business School

IESE es la escuela de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Con campus en Barcelona, Madrid, Múnich, Nueva York y Sâo Paulo, el IESE suma nuevos proyectos a su ya innovador ecosistema de aprendizaje que le permite ofrecer formación para directivos en Europa, Asia, América y África.

Desde el 1958, la escuela ha formado a más de 50.000 empresarios y directivos, ofreciéndoles una experiencia personalizada y transformadora. El IESE quiere continuar construyendo el mañana formando líderes que puedan tener un impacto positivo y duradero en las personas, en las empresas y en la sociedad. Este esfuerzo ha sido reconocido por el ranking del Financial Times que por sexto año consecutivo ha posicionado el IESE como la escuela número 1 del mundo en programas de formación de directivos.

Comparte este contenido
Profesionales relacionados
Dr. Albert
Salazar Soler