La actualidad de todo Vall d'Hebron

La revista Annals de Medicina publica un artículo sobre la historia del equipo de fútbol Galens

Miércoles, 25 Agosto, 2021

La afición al fútbol de un grupo de residentes y médicos fue el germen de una aventura, el equipo de fútbol Galens, impulsada por el Dr. Ferran Morell, actualmente Ombudsman del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), que va camino de sus bodas de oro y que ha contribuido a estrechar lazos y ha propiciado colaboraciones entre médicos de todo el mundo.

El proyecto nació en 1973 impulsado por el Dr. Ferran Morell, en aquellos años médico adjunto en Vall d’Hebron y que llegó a ser jefe del Servicio de Neumología de Vall d’Hebron y del Grupo de Investigación en Neumología del VHIR. Pero los inicios fueron muy complicados. Todo empezó con un partido entre estudiantes y médicos profesores. "Y, a partir de entonces, el equipo se puso en marcha", recuerda el Dr. Morell. "Pero no fue nada fácil. Entonces no había ni móviles, ni Whatsapp, ni nada de esto. Todo se hacía por teléfono por las noches. Tuvimos muchísimo trabajo", dice. Así nació el equipo Galens Vall d’Hebron, que después pasó a llamarse Galens Barcelona y Galens Catalonia para los partidos internacionales. Su historia la recoge ahora la revista Annals de Medicina.

Poco a poco, médicos de otros centros hospitalarios se unieron al proyecto y el equipo empezó a jugar ligas locales. Primero, la Carmelitana y después la de Tercera Regional Catalana. Pero la dureza de algunos competidores les hizo replantearse la participación y optaron para disputar la liga universitaria, mucho menos exigente. "Nosotros entrenábamos como mucho un día en la semana. Y había que ir detrás de los jugadores para que vinieran", rememora el Dr. Morell.

Después llegaron los torneos internacionales. El primero, en Cannes. "Todo se hizo con una paciencia de santo. Y, tengo que decirlo, siempre acababa encargándose de todo la misma persona”, dice el Dr. Morell. Pero en aquel campeonato se encontraron con la desagradable sorpresa de que algunos equipos se reforzaban con jugadores que eran semiprofesionales y nada tenían que ver con la medicina, lo que aumentaba la desigualdad entre los competidores. "Por eso decidimos dejarlo. Y nos unimos a un campeonato italiano, pero con el tiempo acabó pasando el mismo que en Cannes. Y también lo dejamos, si bien en Venecia ganamos el primer campeonato del mundo”, recuerda el Dr. Morell.

Después de estas dos experiencias fraudulentas, el Dr. Morell optó para crear en 1995 un campeonato del mundo, el World Medical Football Championship (WMFC), que disputó sus primeras ediciones en los campos de entrenamiento del Barça. "Para darlo a conocer, hicimos de todo, incluso incluimos una publicidad en la revista Lancet. Así llegaron a Barcelona equipos australianos, brasileños, mexicanos. Y el campeonato fue creciendo y después de 10 años se fue organizando en otros países", explica el Dr. Morell. Para este campeonato se creó una normativa específica para evitar que entre los participantes se colaran personas que nada tenían que ver con la medicina. Por eso se pedía aleatoriamente a los participantes que demostraran que su trabajo profesional era el de médicos y tenían que contestar a cinco preguntas, fáciles para un médico, pero complicadas para alguien ajeno a la profesión.

Para poder disputar estos torneos, cada jugador se pagaba sus gastos y para los campeonatos jugados en el extranjero se cogían días de vacaciones. "Nunca quisimos un patrocinador. Y eso que habría sido relativamente sencillo si hubiéramos acudido en los laboratorios, pero siempre he pensado que el dinero de la industria farmacéutica tiene que destinarse en la investigación, no al deporte", dice el Dr. Morell.

Así que sin ningún tipo de ayuda, el equipo Galens ha ido sobreviviendo y disputando partidos año tras año, renovando jugadores, han pasado por el equipo unos 180 médicos, y forjando amistades entre médicos de todo el mundo. "Ha facilitado el contacto entre médicos de todo el mundo. Nos hemos enviado residentes los unos a los otros, hemos intercambiado opiniones médicas, hemos colaborado y nos hemos ayudado. Esto ha sido y es una relación muy importante", señala el Dr. Morell.

La semilla plantada por el Dr. Ferran Morell, que sigue jugando con el Galens Veteranos, se ha mantenido viva y el equipo continúa participando en una liga local “Ludus te amicitia” con varios equipos universitarios y sigue disputando lo World Medical Football Championship (WMFC) por todo el mundo, un campeonato que por voluntad de los capitanes desde hace 15 años lleva el nombre de Ferran Morell Cup.

El Dr. Jordi Riera, director del Programa ECMO Adulto de Vall d’Hebron, es uno de los responsables de que el proyecto Galens se mantenga activo. "Continuamos jugando, aunque desde que empezó la pandemia todo se ha retrasado, se han suspendido muchos partidos. Pero cuando todo vuelva a la normalidad, claro que volveremos a jugar con asiduidad", dice. Y añade: "En el equipo hay una sintonía extraordinaria entre todos los que formamos parte y se han generado amistades que se mantienen aunque la gente se vaya a hospitales de otras ciudades".

Este año ha tenido que suspenderse por la pandemia el WMFC que se tenía que disputar en Argentina en septiembre. "Pero cuando recuperamos la normalidad, retomaremos la actividad e iremos a Argentina a jugar. Antes ya hemos ido a Corea del Sur, Australia, Alemania, Austria, Estados Unidos, México y Brasil, habiendo ganado 5 veces el campeonato del mundo del WMFC. Esto nos permite mantener una relación muy estrecha entre todos nosotros y con los médicos otros países", dice el Dr. Riera, que agradece la labor hecha por el Dr. Ferran Morell: "Fue una apuesta audaz y vanguardista de un hombre valiente e inteligente y la prueba es que ya casi son 50 años de vida del proyecto".

Comparte este contenido