La actualidad de todo Vall d'Hebron

Un trabajo liderado por Vall d’Hebron demuestra la relación entre las enfermedades inflamatorias inmunomediadas y los cambios en la dieta

Reumatologia VHIR
Lunes, 7 Junio, 2021

El estudio, llevado a cabo con más de 11.000 pacientes, tiene como objetivo entender el efecto de los alimentos en este tipo de enfermedades para dar recomendaciones basadas en la evidencia.

Las enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMID) se producen por una activación del sistema inmunitario que provoca una inflamación persistente en órganos del cuerpo determinados. Son enfermedades complejas y en su desarrollo intervienen tanto factores genéticos como ambientales. Un trabajo liderado por el Grupo de Investigación en Reumatología del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) ha estudiado el papel que tiene la dieta en este tipo de enfermedades, ya que hasta ahora no se conoce en profundidad, por ejemplo, qué alimentos son más adecuados que otros en una enfermedad concreta. El estudio, publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition, se ha llevado a cabo en el marco del Consorcio por las Enfermedades Inflamatorias Inmunomediadas (Consorcio IMID) y han participado 73 servicios hospitalarios de todo el Estado.

11.230 pacientes con alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada (IMID) formaron parte del estudio, juntamente con 2.050 personas sanas que sirvieron como control. Los investigadores del trabajo realizaron cuestionarios a los participantes durante sus visitas al hospital sobre sus hábitos alimentarios. En concreto, se les preguntó sobre el consumo de hasta 13 categorías de alimentos, como carne, pescado, pasta, fruta, verdura, alcohol, etc.

Se estudiaron seis IMID, que se encuentran entre las más prevalentes y que afectan hasta un 4% de la población total: artritis reumatoide, artritis psoriásica, psoriasis, lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa. “Es el estudio más grande que se ha hecho hasta ahora que compara la dieta de pacientes con IMID entre las diferentes enfermedades y también con controles. Además, el hecho de comparar hasta seis enfermedades con tantos pacientes al mismo tiempo hace que el estudio tenga mucha más fuerza y permita observar características que estudios más reducidos no nos permiten”, explica el Dr. Toni Julià, jefe del Grupo de Reumatología del VHIR.

Los resultados muestran que, aunque había una alta heterogeneidad, en todas las enfermedades IMID estudiadas la dieta estaba afectada en determinado grado, no solo en el caso de las enfermedades digestivas. Y, además, se observó que la ingesta de determinados alimentos se relacionaba con la gravedad de la enfermedad. “Es importante conocer qué impacto tiene la alimentación en el desarrollo de estas enfermedades, ya que hacer modificaciones en la dieta de los pacientes, si se demuestra que son efectivas, es más fácil y tiene un coste más bajo que tomar mucha medicación”, razona la Dra. Sara Marsal, Jefa y Directora Científica del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Vall d’Hebron y Coordinadora del Consorcio IMID.

Relación entre la alimentación y las enfermedades inflamatorias inmunomediadas

Gracias a un tipo de análisis conocido como aleatorización Mendeliana, los investigadores distinguieron si los cambios en la dieta eran causa o consecuencia de la enfermedad. Entre las observaciones del estudio destaca, por ejemplo, que en el caso de las enfermedades inflamatorias intestinales hay un mayor consumo de carne. En colitis ulcerosa, se vio por primera vez que los pacientes consumen más fruta, algo que podría ayudar a reducir el impacto sobre la mucosa intestinal.

También se observó que los pacientes con enfermedad de Crohn reducen su consumo de vegetales. Esto es debido a las recomendaciones médicas que se hacen ante el diagnóstico y también a la sensación de los propios pacientes al encontrarse mal después de consumirlos, sobre todo en las fases agudas de la enfermedad. Cabe destacar que, aunque en colitis ulcerosa las recomendaciones médicas son las mismas en cuanto al consumo de vegetales, los resultados de este estudio no muestran que tomar verduras sea perjudicial para ellos. Por lo tanto, a diferencia de los pacientes con Crohn, los de colitis ulcerosa podrían tomarlos con normalidad para conseguir los nutrientes y vitaminas que aportan.

Estos cambios en la dieta no solo se observan en el caso de las enfermedades digestivas, sino que, por ejemplo, también se observó que los pacientes con psoriasis más grave consumen más legumbres, arroz o pasta.

Así, la importancia del trabajo recae en entender el efecto de los alimentos para dar recomendaciones basadas en la evidencia. A partir de ahora, los investigadores esperan hacer estudios prospectivos para saber exactamente cuáles son los compuestos que aumentan la inflamación en cada enfermedad. “Identificar estos factores alimentarios ayudará a diseñar estrategias preventivas y terapéuticas para mejorar la evolución de los pacientes”, explica el Dr. Julià.

Estos resultados refuerzan la relación entre las IMID y la dieta. Para entender este efecto, los investigadores explican que la dieta puede tener un efecto directo en la modulación de la actividad inmunológica. La alimentación también puede afectar al tipo de microbiota intestinal de cada persona, y estudios previos han demostrado que la microbiota puede interactuar con el sistema inmunitario.

Para analizar los resultados, el equipo hizo los ajustes necesarios para evitar variables que pudieran confundir los resultados, como la edad, el sexo, el origen geográfico, la época del año en que se pasaba el cuestionario o el nivel educativo. Esto ha sido posible gracias al gran tamaño de la muestra que se ha estudiado.

En el estudio, liderado por el Grupo de Investigación en Reumatología del VHIR, han participado el Hospital Universitario Vall d’Hebron, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Hospital Clínic de Barcelona - IDIBAPS, Hospital Universitario de Guadalajara, Hospital Universitario de La Princesa - IIS-IP, Hospital Regional Universitario de Málaga, Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, Hospital del Mar de Barcelona, Hospital Universitario Central de Asturias, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Hospital Virgen de la Vega de Salamanca, Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, Complejo Asistencial Universitario de León, Complejo Hospitalario Juan Canalejo de A Coruña, Hospital Universitari de Bellvitge, Hospital Universitario Doce de Octubre, Hospital Universitario Reina Sofía, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Hospital Parc Taulí, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Hospital Universitario de Salamanca, Hospital Clínico Universitario de Zaragoza, Hospital General de Alicante, Hospital de Alcorcón, Hospital Monte Naranco, Hospital Universitario Puerta de Hierro, Hospital Universitario Infanta Leonor (Madrid), Hospital la Fe, Hospital Infanta Sofía, Hospital clínico Virgen de la Victoria, l’Hospital de Valme, el CAE de Cornellà, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Mútua de Terrasa, Hospital comarcal d'Amposta, Hospital do Meixoeiro, Hospital de Cabueñes, Hospital Universitario A Coruña,  Centro de Salud Virgen de los Reyes, l’Hospital Complejo Asistencial Universitario de León, l’Hospital General La Mancha Centro, Complexo Hospitalario de Ourense y Complejo Hospitalario Hospital Provincial de Pontevedra.

Comparte este contenido
Profesionales relacionados
Dr. Rafael
Touriño García
Dr. Xabier
Michelena Vegas
Dra. Josefina
Cortés Hernández
Dra. Estefania
Moreno Ruzafa
Dr. Gustavo
Añez Sturchio
Investigador
Enfermedades Inmunomediadas y Terapias Innovadoras , Enfermedades sistémicas
Dra. Mayte
Serrat Lopez
Dra. Mireia
Lopez Corbeto
Dr. Ramon
Sanmartín Sentañes
Dr. Juan Jose
de Agustin de Oro
Dra. Helena
Borrell Paños
Médico
Reumatología
Sr. Salvador
Campos Badia
Dra. Mª Alba
Erra Duran
Sra. Marta
Muste Diaz