La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron ha mantenido la misma actividad asistencial en cáncer pediátrico que en años anteriores, a pesar de la pandemia

Lucas Moreno
Lunes, 15 Febrero, 2021

El Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica de Vall d’Hebron es un referente a nivel estatal. En el año 2020, ha atendido a más de 100 niños y niñas. Hoy, 15 de Febrero, en el Día Internacional del Cáncer Infantil, Vall d’Hebron reafirma su propuesta asistencial y de investigación en este conjunto de enfermedades.

Según datos de la OMS, cada año 400.000 niños son diagnosticados con cáncer. El tipo de cáncer infantil más frecuente es la leucemia. Otros tumores malignos comunes son los linfomas, el cáncer cerebral y los tumores sólidos como el neuroblastoma, un tipo tumoral que se da prácticamente solo en niños. Un año más, Vall d’Hebron se suma al Día Internacional del Cáncer Infantil, una jornada para concienciar sobre la necesidad de que todos los niños puedan tener acceso a un diagnóstico y tratamiento adecuados.

“El año pasado, mantuvimos al 100% nuestra actividad asistencial a pesar de la pandemia. No hemos tenidos retrasos en quimioterapias, ni trasplantes, ni cirugías, gracias al esfuerzo conjunto del Hospital” explica el Dr. Lucas Moreno, jefe del Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica e investigador principal del Grupo de investigación Traslacional en Cáncer en la Infancia y en la Adolescencia del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR). “En el año 2020, aún con el contexto surgido por la COVID-19”,prosigue el Dr. Moreno, “tratamos a más de 100 pacientes oncológicos pediátricos nuevos, 89 de los cuales fueron diagnosticados en nuestro centro”.

A Vall d’Hebron llegan pacientes de todo el Estado para recibir tratamiento. El objetivo del Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica es mejorar la eficacia de los tratamientos e intentar que tengan el menor impacto posible en las vidas de los niños y las niñas. Este Servicio es centro de referencia CSUR (Centro, Servicio y Unidad de Referencia del Sistema Nacional de Salud) para el trasplante de progenitores hematopoyéticos, neuroblastoma, sarcomas, tumores oculares y obituarios y fallo medular congénito, así como centro de las redes europeas de referencia en cáncer infantil y hematología (Paed-CAN y EuroBloodNet). Su unidad de trasplante infantil de progenitores liderada por la Dra. Cristina Díaz de Heredia está acreditada por el programa de calidad JACIE y es referencia nacional e internacional.

En palabras de Esther Díaz, supervisora de enfermería del Servicio, “hemos avanzado mucho en el tratamiento y el cuidado de los niños y adolescentes y tenemos que dar relevancia a la especialización de las enfermeras oncológicas pediátricas. Se necesitan unos conocimientos específicos y profundizar en habilidades sociales complejas como son la escucha activa, la empatía o la modulación de la expresión emocional. También es clave para mejorar las curas invertir en investigación enfermera en relación a la mejora de la calidad de vida de los niños y adolescentes con cáncer”.   

El año pasado, además, se llevaron a cabo proyectos de humanización hospitalaria, como Superbox, una iniciativa para que los pacientes mayores de edad puedan vivir de forma más positiva la experiencia de la medicación y aumentar su bienestar durante la estancia en el hospital. Se trata de cajas que permiten cubrir los sueros, transfusiones y quimioterapias. Los pacientes pueden decidir qué ilustraciones decoran las cajas.

A nivel de investigación, “año tras año tenemos una investigación más robusta y más cercana al paciente”,comenta el Dr. Lucas Moreno. El Grupo de Investigación Traslacional en Cáncer en la Infancia y en la Adolescencia del VHIR, liderado por la Dra. Soledad Gallego, trabaja actualmente en cinco líneas de investigación, tres de investigación traslacional en sarcomas, tumores neuronales y anemias raras y dos de investigación clínica, centradas en trasplantes, ensayos clínicos y medicina personalizada. Se trabaja, por ejemplo, en un proyecto de biopsia líquida en sarcomas o en la investigación de nuevas dianas terapéuticas en neuroblastomas.

Cabe destacar también que el programa Comik (Cancer Omics for Kids-Medicina Òmica en Niños) de medicina personalizada con secuenciación genómica se ha mantenido abierto durante 2020. Además, el año pasado se llevaron a cabo 41 ensayos clínicos de nuevos medicamentos abiertos fase 1-2 y se han duplicado los pacientes tratados respecto a 2019, proveyendo de nuevas opciones de tratamiento a niños y niñas con cánceres incurables.

Por otra parte, Vall d’Hebron ha colaborado, juntamente con el Hospital Sant Joan de Déu, en un vídeo realizado por la Comisión de Onco-Hematología del Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña, donde dos profesionales hablan del papel del fisioterapeuta oncopediátrico. Además, en el vídeo apareceTania, paciente de Sant Joan de Déu, y Bruno, paciente de Vall d’Hebron, dos niños que están trabajando muy duro para superar las secuelas del cáncer, y sus familias, que agradecen el trabajo que se realiza dentro del hospital y, en concreto, el papel de los fisioterapeutas como compañeros de los niños en el proceso de combatir los efectos del cáncer. Denys Santa Marina, fisioterapeuta de la unidad de Fisioterapia y Terapia Ocupacional (UFiTO)- Servicio de Medicina Física y Rehabilitación de Vall d’Hebron, explica que su papel, como fisioterapeuta oncológico pediátrico, es procurar que, tanto niños como adolescentes, tengan un buen estado funcional, una buena condición física y autonomía. Santa Marina destaca que, en el caso de los más pequeños, para garantizar el máximo de adherencia al tratamiento, el juego es una herramienta muy importante, así como la implicación de las familias. En este enlace puedes ver el vídeo.

Exposición “Posa’t la gorra!” en el vestíbulo del Hospital Infantil

Finalmente, desde hoy lunes se puede ver en el Hospital Infantil la exposición “Posa’t la gorra!” una campaña de AFANOC (Asociación de Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Cataluña). La razón por la que la gorra es la protagonista es que unos de los efectos secundarios que padecen los infantes es la pérdida del cabello y acostumbran a cubrirse la cabeza con una gorra. Con este símbolo de sensibilización sobre el cáncer infantil y a través de esta exposición retrospectiva, se rememoran los últimos 20 años de AFANOC. El Servicio de Oncología y Hematología Pediátrica quiere tener presente la voz del paciente y trabajar muy de cerca con asociaciones de pacientes. En este sentido, en Vall d’Hebron, vamos de la mano con AFANOC desde hace más de 20 años para proporcionar la asistencia más humana y de calidad a niños y niñas con cáncer.

Comparte este contenido
 
Noticias y actividades