La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron ha tratado más de 2.500 pacientes con neumonía por COVID-19 durante la pandemia

recurs
Jueves, 12 Noviembre, 2020

Hoy 12 de noviembre es el Día Mundial contra la Neumonía, una infección respiratoria muy frecuente que afecta los pulmones. Este Día Mundial se celebra en un momento en que esta enfermedad es especialmente visible por los casos de neumonía por COVID-19.

Los síntomas de la neumonía suelen ser fiebre alta, tos, con expectoración o sin, y muchas veces dolor al tórax, que puede aumentar con los movimientos respiratorios. En la persona previamente sana constituye una enfermedad de gravedad leve o moderada, susceptible incluso de tratamiento domiciliario o ambulatorio, pero en pacientes con patología previa es generalmente grave. El criterio de hacer un tratamiento hospitalario o ambulatorio depende de la estimación de las circunstancias de riesgo que se puedan presentar.

En el actual contexto de pandemia, Vall d’Hebron ha tratado durante este año más de 2.500 pacientes con neumonía por COVID-19. Tenemos que tener en cuenta, además, que en los casos más graves, si el paciente requiere apoyo ventilatorio invasivo tiene que ser ingresado a la UCI. “Nuestra tarea”, explica el Dr. Jaume Joan Ferrer, jefe del Servicio de Neumología, “en cuanto a la hospitalización convencional se centra en el apoyo respiratorio no invasivo. Tenemos pacientes que se encuentran en una unidad de semiintensivos - que durante esta pandemia gestionamos desde el Servicio de Neumología – donde hacemos el manejo del apoyo respiratorio por aquellos pacientes que no tienen bastante con el tratamiento de oxígeno convencional”. El Dr. Jaume Joan Ferrer explica que, además del importante problema de la insuficiencia respiratoria de los pacientes con neumonía por COVID-19, “los médicos del hospital nos hemos encontrado que con la enfermedad del COVID-19 además se dan otros problemas, como los de la coagulación, digestivos, neurológicos o renales, entre otros”.

Cuando los pacientes desarrollan insuficiencia respiratoria grave, tienen que ser derivados a la UCI. Allá nos encontramos principalmente con dos grandes grupos de pacientes con neumonía, la debida a los virus de la gripe o la COVID-19, y la bacteriana, causada principalmente por neumococo. Las bacterianas van ligadas a un cuadro de choque séptico, por lo que el abordaje suele ser más complejo. En estos casos el tratamiento antibiótico es un pilar, además del tratamiento de apoyo respiratorio y circulatorio. “En el caso de las virales”, explica el Dr. Ricard Ferrer, jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Vall d’Hebron, “casi todo el tratamiento que reciben los pacientes es de apoyo y monitorización. Si se agrava la neumonía, puede hacer falta intubar al paciente y, en los casos más graves, se puede llegar a requerir el uso de ECMO (Oxigenación con membrana extracorpórea)”.

A pesar de las dificultades derivadas de la actual situación de pandemia, los profesionales siguen haciendo frente a esta infección del tejido pulmonar tanto frecuente (350.000 casos/año en España), que continúa siendo una causa significativa de mortalidad en la población general. En este sentido, hay que destacar que desde el Servicio de Neumología de Vall d’Hebron tienen abierta una consulta donde controlan los pacientes que ya han pasado por el Hospital con neumonía por COVID-19 para poder evaluar las secuelas. La más frecuente es un tipo de neumonía residual que se denomina neumonía organizada.

Comparte este contenido