La actualidad de todo Vall d'Hebron

Vall d’Hebron se suma al Día Mundial del Cáncer de Mama

dia mundial del cancer mama
Martes, 19 Octubre, 2021

En Vall d’Hebron, el abordaje del cáncer de mama se realiza de forma multidisciplinar: personal de oncología, radioterapia y medicina nuclear y cirujanos y cirujanas plásticos trabajan de forma coordinada para definir el tratamiento que más le conviene a cada paciente.

El cáncer de mama fue el tumor diagnosticado con más frecuencia en 2020: ese año se registraron más de 2,2 millones de casos en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Pese a seguir siendo la principal causa de muerte por tumor en España, gracias a la detección precoz y a la mejoría de los tratamientos de los que disponemos –entre un 80 y un 85% de las pacientes– estarán libres de la enfermedad a los cinco años del diagnóstico. Es por este motivo que a pesar de las dificultades derivadas de la pandemia, la investigación clínica y la posibilidad de participar en ensayos clínicos ha seguido siendo una prioridad en Vall d’Hebron: “En 2020 hemos incluido a 157 pacientes en nuevos ensayos clínicos, lo que supone un 28% de las primeras visitas que tenemos, un porcentaje similar al de otros años”, explica la Dra. Cristina Saura, jefa de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Universitario Vall d'Hebron y jefa del Grupo de Cáncer de Mama del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

 “El 30% de los diagnósticos de cáncer de mama son tumores no palpables, es decir, que aún no se manifiestan clínicamente. Los detectamos y los diagnosticamos gracias a los programas de detección precoz y la concienciación de la población de la importancia de realizar el control mamario”, destaca el Dr. Martín Espinosa, jefe de la Unidad de Patología Mamaria de Vall d’Hebron. Detectar la enfermedad en un estadio inicial es clave para un pronóstico favorable, recuerda el Dr. Martín Espinosa. “Las mujeres entre 50 y 70 años deben realizarse una mamografía cada dos años, y si durante la pandemia no la realizaron es importante que la reclamen en su centro de referencia”,añade.

Una vez se cuenta con un diagnóstico de cáncer de mama es importante que el abordaje de la enfermedad se realice en comités multidisciplinares como el que se lleva a cabo de forma semanal en la Unidad de Patología Mamaria de Vall d’Hebron: personal de cirujía, oncología, radioterapia, anatomía patológica y cirujía plástica,  entre otros profesionales, trabajan de forma coordinada para definir de entrada el tratamiento que más le conviene a cada paciente. “Incluso durante la pandemia Vall d’Hebron cumplió con lo estipulado en el Pla Director de Oncología del Departament de Salut, que marca un periodo inferior a los 30 días desde que la paciente consulta  por un nódulo en la mama y el inicio del tratamiento. Nuestra media fue de 29 días”, explica el Dr. Antonio Gil, jefe de Ginecología de Vall d’Hebron y jefe de grupo de investigación biomédica en ginecología del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR).   

Medicina personalizada y detección precoz

Con tal de mejorarlas cifras de supervivencia del cáncer de mama y garantizar la mejor calidad de vida para las pacientes, el VHIO centra sus esfuerzos en la medicina personalizada y la detección precoz. “Hemos hecho un gran esfuerzo para mantener esta actividad de investigación para seguir ofreciendo proyectos de investigación y estudios a nuestras pacientes”, destaca la Dra. Cristina Saura.

Entre los proyectos en marcha destaca PRISMA, que busca identificar y personalizar la estimación de desarrollar un cáncer de mama en mujeres con una historia familiar en la que haya habido casos de esta enfermedad. “Estamos investigando tanto causas genéticas como no genéticas que están relacionadas con el desarrollo de esta enfermedad y que nos permitan cuantificar el riesgo para cada persona”, explica la Dra. Judith Balmaña, especialista en Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron y jefa del Grupo de Genética del Cáncer Hereditario del VHIO.

También está en marcha el proyecto BRCA-RES, orientado a comprender mejor la enfermedad del cáncer de mama asociada a las mutaciones hereditarias de los genes BRCA1 y BRCA2. Para ello se están desarrollando modelos preclínicos derivados de pacientes para probar nuevos medicamentos dirigidos contra estas mutaciones y desarrollar biomarcadores específicos para estos fármacos.“El objetivo no es otro que comprender mejor todos los mecanismos detrás de estas mutaciones para saber qué medicamentos son los que van a funcionar mejor e identificar a las pacientes que más beneficio obtendrán de ellos”, añade la Dra. Violeta Serra, jefa del Grupo de Terapéutica Experimental del VHIO, que desarrolla en el proyecto BRCA-RES.

Asimismo, la Dra. Meritxell Bellet, oncóloga médica del Hospital Universitario Vall d'Hebron e investigadora del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO, está trabajando en el proyecto TOTEM, con el que se busca desarrollar una tecnología que permita determinar los niveles de estradiol con mucha más precisión. Esta hormona sexual juega un papel fundamental en el crecimiento de los tumores de mama con receptores hormonales positivos, que es el tipo de cáncer de mama más común. “Si disponemos de un método preciso, fiable y en tiempo real de medir estos niveles bajos de estradiol, seremos capaces de identificar este subgrupo de forma precoz y, así, tomar decisiones de manera activa y rápida que ayuden a cambiar los tratamientos y mejorar el pronóstico de estas pacientes”, resume la Dra. Meritxell Bellet.

Para explorar todas las posibilidades que la biopsia líquida puede ofrecer en el tratamiento del cáncer de mama, en el VHIO se está desarrollando la seroteca, un proyecto del Grupo de Cáncer de Mama que lidera la Dra. Cristina Saura y en el que da apoyo la Dra. Mafalda Oliveira, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigadora del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO.“Gracias a esta nueva herramienta somos capaces de ver las alteraciones moleculares de cada tumor para escoger el mejor tratamiento, podemos monitorizar la respuesta a estos tratamientos y también estamos trabajando para investigar si puede servirnos para predecir de forma precoz las recidivas”, expone la Dra. Cristina Saura.

El VHIR identifica biomarcadores para evaluar el riesgo de sufrir cáncer de mama y una proteína clave para evitar la metástasis

También los investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) han realizado recientemente importantes avances en el conocimiento del cáncer de mama. Un estudio liderado por el grupo de Investigación Biomédica con Células Madre de Cáncer del VHIR, que tiene como jefa a la Dra. Matilde Lleonart, ha identificado un grupo de biomarcadores que en mujeres sanas ayudaría a detectar un riesgo más elevado de sufrir cáncer de mama. Para mejorar la supervivencia de las pacientes con cáncer de mama invasivo, los investigadores del estudio hallaron un conjunto de 5 biomarcadores en sangre, conocidos como microRNAs, que permiten conocer el riesgo personalizado de desarrollar cáncer de mama. Los resultados se publicaron en la revista Frontiers in Oncology y, además del VHIR, el VHIO, el CAP Vallcarca-Sant Gervasi de Barcelona, el Instituto Oncológico IOB, la Clínica Universidad de Navarra (Madrid) y el CIBER de Cáncer (CIBERONC) participaron en el estudio.

Asimismo, un equipo de investigadores del grupo de Patología Molecular Traslacional del VHIR, encabezado por el Dr. Santiago Ramón y Cajal, describió el papel de la proteína integrina B3 (ITGB3) en la metástasis del cáncer de mama, en colaboración con el CIBER de Cáncer (CIBERONC). El estudio, publicado en Nature Communications, muestra la importancia de la integrina B3 en la captación de vesículas por parte de las células, lo cual favorece la formación de tumores secundarios en otros órganos como el pulmón. Un 90% de las muertes por cáncer de mama se producen a causa de metástasis en otros órganos como el pulmón, de forma que la proteína integrina B3 (ITGB3) podría convertirse en una diana terapéutica para evitar la formación de metástasis.

Contribuimos a la investigación con el Pañuelo Solidario

Vall d’Hebron también contribuye a financiar la investigación en cáncer de mama a través del Pañuelo Solidario en colaboración con Natura, que lo pone a la venta en sus tiendas. Con la compra de este pañuelo se colabora a sufragar la beca de una investigadora en Vall d’Hebron para que impulse proyectos vinculados con la investigación para acabar con el cáncer de la mujer, así como otra beca destinada a crear grupos de soporte y gestión emocional para acompañar a las pacientes de cáncer de mama. Los pañuelos vuelven a estar disponibles en las tiendas Natura.

En la web Mocador Solidari puedes conocer más detalles de la iniciativa, así como comprar el pañuelo o hacer donativos que ayuden a la lucha contra el cáncer de mama.  

Comparte este contenido