El Servicio de Neonatología de Vall d’Hebron potencia la hospitalización a domicilio durante la pandemia

La hospitalización a domicilio permite a las familias estar más en contacto con el neonato, ya que se encuentra ingresado al hogar, de forma que mejora el estado psicoemocional del paciente y su familia.

14/02/2022

El Servicio de Neonatología del Hospital Universitario Vall d’Hebron hace 15 años que tiene en marcha el programa de hospitalización domiciliaria. El programa está liderado por un equipo de enfermeras expertas en esta especialidad. Consiste en ingresar el bebé en su domicilio, de forma que la familia es la principal cuidadora y la enfermera acompaña y controla la evolución con visitas presenciales periódicas.

Durante todos estos años se han atendido a centenares de familias con esta modalidad. Los beneficios son la reducción de la estancia hospitalaria, la disminución de la movilidad, la mejora de las tasas de amamantamiento, la mejora de la vinculación, la mejora de la competencia y la confianza de los padres y la familia y la mejora de la salud mental de los padres, entre otros.

Inicialmente solo participaban de este proyecto bebés prematuros y de bajo peso con problemas de maduración y nutrición. Posteriormente, sin embargo, también se incluyeron bebés con una alta complejidad, lo que requiere capacitar la familia para que puedan cuidarles. Así, el programa incluye a bebés con nutrición parenteral crónica, bebés portadores de traqueotomías, gastrostomías, oxigenoterapia con sistemas de administración de presión y, ocasionalmente, en casos de riesgos psicosociales. Esta complejidad de los bebés en la hospitalización domiciliaria hace que seamos uno de los primeros centros referentes con estas características.

Durante el año 2018, aprovechando la remodelación del Servicio de Neonatología se empezaron a impulsar dos tipos de hospitalizaciones que no eran las convencionales: las hospitalizaciones conjuntas con la madre al puerperio y, sobre todo, la hospitalización domiciliaría. El impulso de esta última modalidad fue acompañado de un incremento del radio de cobertura de los domicilios, que pasó de 40 a 80 kilómetros; de la introducción de nuevas intervenciones a domicilio como las fototerapias y del aumento del criterio de inclusión de bebés de más riesgo y complejidad.

Ampliación de los tipos de pacientes a raíz de la pandemia de COVID-19

Antes del inicio de la pandemia, el equipo de enfermería de Neonatología se desplazaba dos veces por semana a los domicilios para analizar el estado del bebé y hacer el control de las curas correspondientes. A raíz de la primera oleada de COVID-19, no obstante, se cambió la forma de trabajar la hospitalización domiciliaria para disminuir al máximo los desplazamientos de las familias y del equipo de enfermería, y de este modo, disminuir el riesgo de contagio.

Otra novedad ha sido la integración de los Centros de Desarrollo Infantil y Atención temprana (CDIAP) en el programa en los casos que los pacientes necesiten después de recibir el alta un seguimiento para hacer terapias como la estimulación por logopedia o fisioterapia. Concretamente, los equipos de profesionales del CDIAP participan en la última visita telemática antes del alta del bebé conjuntamente con la enfermera y la familia, de forma que pueden conocer el caso y recibir un traspaso más completo.

Como explica el Dr. Félix Castillo, jefe del Servicio de Neonatología, “iniciamos el seguimiento telemático de las familias mediante tabletas y smartphones. Si la enfermera así lo consideraba, podíamos dar telemáticamente el alta al paciente, hacer una visita presencial o bien que un médico o médica lo acompañara para hacer una exploración física a domicilio”.

La introducción de las visitas telemáticas ha sido la clave para poder impulsar estas mejoras. “Estamos en contacto con las familias diariamente. Nos comunicamos a través de videollamadas en las que los padres nos explican cómo ha ido el día y tienen la oportunidad de formular preguntas y resolver dudas. Nosotros los apoyamos, realizamos educación sanitaria y valoraciones sencillas de los bebés”, explica Jenifer Tejera, enfermera neonatal referente de hospitalización domiciliaria.

Las enfermeras de hospitalización domiciliaria también se encargan de continuar proporcionando la educación sanitaria que han recibido los padres y madres durante el ingreso hospitalario para el manejo de técnicas complejas como la cánula de traqueotomía, la oxigenoterapia, bombas de alimentación enteral y parenteral, pesar el bebé y apoyo a la lactancia, entre otros. “La utilización de recursos de tecnología avanzada como las videollamadas nos permite estar en contacto con las familias de forma diaria y proporcionar este apoyo tan necesario después de un ingreso a la UCI, y de este modo las familias nos notan cerca a pesar de estar lejos”, afirma Laura Benach, también enfermera neonatal referente de hospitalización domiciliaria.

Desde enero de 2020 hasta diciembre de 2021, el número de bebés incluidos en el programa de hospitalización domiciliaría ha sido 348, el 25% del total de neonatos ingresados en el Servicio de Neonatología de Vall d’Hebron.

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.