Más de 12.000 personas ya se han beneficiado del circuito de diagnóstico rápido de cáncer de mama de Vall d’Hebron desde su implantación en 2005

Desde 2005, la Unidad de Patología Mamaria de Vall d’Hebron ha atendido a más de 12.000 pacientes con sospecha de cáncer de mama por el circuito de diagnóstico rápido de cáncer, de los cuales el diagnóstico fue afirmativo en un 44% de los casos.

10/08/2022

Cuando un paciente tiene una sospecha de cáncer de mama, la incertidumbre hasta tener el diagnóstico confirmado suele generar mucha angustia. Por este motivo, tener un diagnóstico y una propuesta de tratamiento de forma rápida ayuda mucho al bienestar psicoemocional de estas personas. Así, desde 2005 la Unidad de Patología Mamaria, que pertenece al Centro de Cáncer de Mama del Hospital Universitari Vall d’Hebron, dispone de un circuito de diagnóstico rápido de cáncer de mama que cumple las indicaciones del Plan director de Oncología del Departamento de Salud de establecer en los hospitales públicos catalanes circuitos de diagnóstico rápido del cáncer de mama, colon y recto, próstata, pulmón y vejiga urinaria.

El diagnóstico rápido del cáncer de mama del Hospital Universitari Vall d’Hebron implica el trabajo conjunto de los especialistas en cirugía de mama (profesionales de ginecología, cirugía general y cirugía plástica), radiólogos especialistas en patología mamaria, enfermería gestora de casos, anatomía patológica y oncología médica y radioterapia, trabajando de forma multidisciplinar para cada paciente con sospecha o con cáncer de mama confirmado. El circuito de diagnóstico rápido también es multimodal, es decir, incluye distintas pruebas diagnósticas “para que todos los casos sospechosos de cáncer que entran en el hospital por la mañana ya tengan la evaluación integral de su caso en el mismo día, “sin que el paciente tenga que acudir distintos días o semanas para hacerse las distintas pruebas, de manera que la angustia de el paciente se reduce substancialmente y puede disponer de una propuesta de tratamiento en pocos días”, explica la Dra. Ana Rodríguez-Arana, jefa de Sección de Radiología de la Mujer. Este circuito permite, además, cumplir con las recomendaciones de la práctica clínica que apuntan a la necesidad de empezar el tratamiento antes de 30 días desde la sospecha diagnóstica, ya sea un tratamiento quirúrgico como de quimioterapia. Gracias al circuito también se consiguen optimizar los recursos porque se reduce la duplicidad de pruebas diagnósticas.

Las derivaciones al circuito de diagnóstico rápido en cáncer de mama proceden de atención primaria, CAP y ASSIR de zona o de fuera de zona, del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama de Vall d’Hebron, de consultas externas de otros Servicios o Urgencias del Hospital, así como también de segundas opiniones solicitadas por las pacientes o de centros externos públicos o privados. “El buen funcionamiento del circuito depende de múltiples factores, entre ellos la comunicación entre el Hospital y la primaria, de los recursos humanos y materiales hospitalarios suficientes disponibles y la buena comunicación con los diferentes servicios transversales para lograr mantener los tiempos requeridos”, asegura el Dr. Martín Espinosa, jefe de la Unidad de Patología Mamaria del Centro de Cáncer de Mama del servicio de Ginecología de Vall d’Hebron.

El rol de la enfermera gestora de casos es primordial, ya que tan pronto como recibe la derivación tiene que evaluar el grado de sospecha de cáncer de mama (según criterios de edad, sintomatología, signos presentes en la mama y pruebas diagnósticas ya hechas) y activar el circuito para que entre dos y siete días el paciente ya tenga programadas todas las visitas y pruebas diagnósticas necesarias en una misma mañana (hay un grupo de pacientes que ya vienen evaluadas radiológicamente y biopsiadas desde el ambulatorio). “Cada día evaluamos entre 4 y  8 casos sospechosos de cáncer de mama en el circuito rápido de Vall d’Hebron”, comenta Íngrid Faura, enfermera gestora de casos del circuito, quien también hace educación sanitaria a las pacientes antes de las pruebas diagnósticas y les da información sobre el circuito y las pruebas preoperatorias antes de la cirugía.

El recorrido del paciente con sospecha de cáncer de mama

El paciente es citada por la mañana, por ejemplo a las 9.00 horas, y tiene la primera visita con el cirujano o cirujana de mama, que hace la primera evaluación. A continuación, el cirujano decide conjuntamente con el radiólogo o radióloga especialista en mama qué pruebas diagnósticas corresponde hacer según el caso: mamografía 3D, mamografía con contraste, ecografía de mama y axila, biopsia de mama y axila o marcaje de la lesión con clips o marcadores en mama y axila. Esta paciente empezaría a hacerse las pruebas a las 9.30 horas (se hacen en la misma planta donde está la consulta con el cirujano para facilitar la comodidad del paciente) y acabaría a las 10.30 horas. Posteriormente, radiólogo y cirujano comentan los resultados de las pruebas y confirman la sospecha diagnóstica.

Una vez informada de los hallazgos el paciente se cita para una segunda visita de resultados con pruebas complementarias necesarias según su caso, como una analítica, un preoperatorio, resonancia magnética de mama o estudio de extensión mediante TAC, gammagrafía ósea o PET. En esta segunda visita, habitualmente a las dos semanas de la primera, se informan los resultados, el diagnóstico y pronóstico de la enfermedad, y el plan terapéutico propuesto a partir de la discusión de su caso en el comité multidisciplinar de tumores de mama que se realiza antes de la visita. En función del tratamiento inicial propuesto, ya sea cirugía primaria o quimioterapia neoadyuvante, el paciente se programa para cirugía o se visita en oncología médica para iniciar tratamiento sistémico primario, el cual puede ser dentro de un ensayo clínico si hubiera uno disponible según su caso.

La mayoría de las pacientes reciben el primer tratamiento dentro de los primeros 30 días desde la primera visita. El tiempo promedio desde el inicio del programa de diagnóstico rápido es, desde la derivación al diagnóstico, de 9,6 días, y desde la primera visita en el Hospital al inicio del primer tratamiento, de 27,9 días. 
En el año 2021 el Hospital Universitari Vall d’Hebron ha realizado más de 550 cirugías por cáncer de mama (y otras 36 cirugías profilácticas por alto riesgo de desarrollar cáncer de mama), de las que el 74% fueron cirugías conservadoras de la mama y el 26% fueron mastectomías. El 34% de las pacientes habían recibido quimioterapia neoadyuvante.
 

El diagnóstico rápido del cáncer de mama del Hospital Universitari Vall d’Hebron implica el trabajo conjunto de los especialistas en cirugía de mama (profesionales de ginecología, cirugía general y cirugía plástica), radiólogos especialistas en patología mamaria, enfermería gestora de casos, anatomía patológica y oncología médica y radioterapia.

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.