Un estudio con participación de VHIO sirve para aprobar el tratamiento con pembrolizumab en primera línea para la mayoría de los pacientes con cáncer escamoso de cabeza y cuello metastásico o recurrente

La conclusió principal que s'ha pogut extreure de les dades recollides és que, com més alta sigui l'expressió de PD-L1, una proteïna que actua com a fre del sistema immunitari, també és més alta l'eficàcia del pembrolizumab.

06/04/2022

Pembrolizumab, un anticuerpo monoclonal que se une a la proteína PD-1 para ayudar a las células inmunitarias a destruir más células cancerosas, está ampliando cada vez más sus indicaciones. Ahora, el ensayo clínico de fase III KEYNOTE-048, en el que han participado investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), que forma parte del Campus Vall d’Hebron, ha demostrado que su uso en primera línea, tanto en monoterapia como combinado con quimioterapia, mejora los resultados en aquellos pacientes con cáncer de células escamosas de cabeza y cuello metastásico o recurrente que expresan PD-L1. Concretamente en aquellos con un CPS (Combined Positive Score) igual o mayor a 1, que suponen el 80-85% de los pacientes. El estudio muestra además que el beneficio de pembrolizumab solo o en combinación es mayor cuanto mayor es el CPS.

La relevancia de los datos de este estudio, que acaba de ser publicado en la revista Journal of Clinical Oncology, es tal que ha marcado la aprobación del uso de pembrolizumab, solo o en combinación, por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para estos pacientes. “Esto supone un cambio importante en la práctica clínica, que nos ayudará en la selección de tratamientos en primera línea. Hay que valorar que desde el año 2008 no se había producido ningún cambio en esta primera línea para los pacientes de cáncer de células escamosas de cabeza y cuello, que estaban por tanto necesitados de nuevas alternativas”, explica la Dra. Irene Braña, médica oncóloga del Grupo de Tumores Torácicos y Cáncer de Cabeza y Cuello del VHIO que dirige la Dra. Enriqueta Felip y una de las autoras del estudio, para el que ha contado con el apoyo de un contrato Río Hortega, del Instituto de Salud Carlos III.

En total para el estudio se recopilaron los datos de 882 pacientes con cáncer de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico que se dividieron en tres grupos aleatorios. Uno de los grupos recibió un tratamiento en monoterapia de pembrolizumab, un segundo grupo uno combinado de pembrolizumab y quimioterapia y un tercer grupo, que actuó de control, el tratamiento estándar hasta la fecha de cetuximab y quimioterapia.

A mayor expresión de PD-L1, mejores resultados

Para analizar los datos obtenidos se tuvo en cuenta el CPS de los pacientes, un indicador que ayuda a determinar la cantidad de PD-L1 presente en los tumores y las células inmunes que lo infiltran. Para su cálculo se mide el número de células que presentan tinción al PD-L1 (tumorales y del sistema inmune) y se divide por el número total de células viables del tumor. En base a este valor se realizó también una subdivisión entre los pacientes con CPS inferior a 1, los que tienen un valor de 1 a 19 y los que tienen un valor igual o superior a 20. 

Lo que se observó es que en general para los pacientes con un CPS inferior a uno no se observaba un beneficio con la administración de pembrolizumab. Sin embargo, cuando esta cifra era superior empezaba a verse un aumento de la supervivencia. “En el estudio pudimos observar una clara relación entre la expresión de PD-L1 y el aumento de la supervivencia. Cuanto mayor es el CPS, más beneficio se obtiene de la administración de pembrolizumab, solo o combinado con quimioterapia”, explica la Dra. Irene Braña, que también es oncóloga en el Hospital Universitari Vall d’Hebron.

Así, la supervivencia general del grupo que recibió pembrolizumab y una CPS entre 1-19 fue de 10,8 meses frente a los 10,1 del que recibió cetuximab y quimioterapia, mientras que para la quimioterapia con pembrolizumab fue de 12,7 meses. “Por primera vez estamos viendo supervivencias superiores al año, lo que es un gran avance. Estos resultados respaldan los hallazgos previos del beneficio del tratamiento con monoterapia con pembrolizumab y quimioterapia con pembrolizumab en pacientes con tumores PD-L1 con CPS mayor a 1, lo que nos ayuda a seleccionar la mejor estrategia terapéutica para los pacientes”, añade la Dra. Braña. Además señala que, a pesar de que la expresión de PD-L1 resulta informativa, sigue siendo preciso explorar nuevos biomarcadores predictivos adicionales para el cáncer de células escamosas de cabeza y cuello con baja expresión de PD-L1 y nuevas combinaciones para mejorar aún más los resultados.
“El estudio KEYNOTE-048 ha sido la puerta al tratamiento con inmunoterapia en primera línea para nuestros pacientes con carcinoma escamoso de cabeza y cuello. Tras los pacientes que recibieron inmunoterapia como parte de este estudio, otros 53 pacientes han recibido inmunoterapia en primera línea gracias a los ensayos clínicos”, comenta la Dra. Braña.

Acerca del cáncer de células escamosas de cabeza y cuello

El cáncer de células escamosas de cabeza y cuello es la sexta neoplasia más común en el mundo, representa el 6% de todos los casos de cáncer y es responsable de entre el 1 y el 2% de las muertes por cáncer. En España, este tipo de tumores representa el 5% de todos los nuevos diagnósticos de cáncer en adultos y es la sexta neoplasia más frecuente –la quinta en el caso de los hombres– con una incidencia similar a la de la media europea, de 43 casos por cada 100.000 habitantes.

Más del 90% de los cánceres de cabeza y cuello son carcinomas de células escamosas que se originan en el epitelio de revestimiento de la mucosa del tracto aéreo-digestivo superior. El tabaco, el alcohol, el sexo masculino y una edad avanzada son los factores clásicos de riesgo, a los que se ha sumado en los últimos años la infección por el virus del papiloma humano.

Las opciones de tratamiento para estos pacientes varían según el estadio y el escenario clínico. Aquellos que presentan un tumor local o localmente avanzado son tratados con terapia potencialmente curativa utilizando cirugía y/o radioterapia acompañada de quimioterapia o terapia biológica. Sin embargo, la tasa de recurrencia en pacientes con tumores en etapas tempranas es de entre el 10 y el 20% y en estadios localmente avanzados oscila entre el 20% y el 50%. Además, cerca de un 10% de los pacientes debuta con enfermedad metastásica. 

En estas situaciones de cáncer recurrente o metastásico, el tratamiento de cetuximab combinado con quimioterapia había demostrado los mejores resultados hasta la fecha. “Ahora gracias a los resultados de este estudio disponemos de una nueva alternativa en la que pembrolizumab tiene un papel destacado y aumenta las opciones de tratamiento, lo que supone una noticia siempre positiva”, finalizó explicando la Dra. Irene Braña.

El artículo se ha publicado en la revista Journal of Clinical Oncology.

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.