Vall d’Hebron edita una guía para acompañar a las familias cuidadoras de las niñas, niños y adolescentes que han vivido violencia sexual

La Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia (Equipo EMMA) de Vall d’Hebron atendió 304 casos el 2021, de los cuales 250 fueron por violencia sexual.

01/09/2022

Una niña de 9-10 años o una adolescente víctima de violencia sexual es el perfil más común de las pacientes atendidas por el Equipo EMMA. Con el objetivo de orientar y acompañar a los familiares cuidadores y cuidadoras, Vall d’Hebron ha editado la Guía de atención a la violencia sexual en la infancia y la adolescencia para las familias cuidadoras Estamos a tu lado. Desde el primer contacto en Vall d’Hebron, sea con el Equipo EMMA o el Servicio de Urgencias, los y las profesionales sanitarios entregan a las familias un ejemplar de la guía para ayudarles a acompañar al niño o adolescente. “Ante la revelación por parte de un hijo o hija que ha sido víctima de violencia sexual, es normal que los progenitores sufran un choque emocional que les haga sentir bloqueados, que no sepan qué decir o qué hacer ante el niño o adolescente que ha confiado y pide ayuda. Esta guía intenta orientar y resolver las dudas que a menudo nos plantean”, expone la Dra. Anna Fàbregas, adjunta del Servicio de Pediatría y coordinadora de la Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia (Equipo EMMA). Las autoras de la guía son Mireia Forner, psicóloga clínica, y Anna Fàbregas. También han participado en la redacción de la guía Estamos a tu lado Giuliana Rios y Tiffany Rexach, trabajadoras sociales sanitarias, la psicóloga Andrea Salvat y la pediatra Lledó Garcés, miembros del Equipo EMMA.

La guía pone énfasis en diferentes aspectos, como la protección de la víctima, tanto evitando cualquier contacto con la persona agresora, como recomendando acudir a servicios especializados de protección a la infancia (para mirar cómo proteger al niño o adolescente de la situación de violencia), del ámbito sanitario, de interior o de justicia. También destaca que hay que dar credibilidad a lo que explique el niño, niña o adolescente, sin hacer preguntas que puedan mostrar dudas o desconfianza sobre la información que ha verbalizado. Es fundamental el acompañamiento emocional, que implica escuchar lo que los niños explican de manera activa e intentando conectar con sus sentimientos. En este sentido, conviene formular preguntas abiertas para saber qué ha pasado de manera amplia y especialmente cómo se sienten, evitando preguntas dirigidas o cerradas que pueden confundirles y transmitir una sensación de presión por la busca de información.

“Cuando un niño, niña o adolescente revela una situación de violencia sexual es normal sentir desconcierto, no saber qué decir, sentirse nervioso o con poco control de las emociones. Por eso, es importante tomarse un poco de tiempo, respirar profundamente y ser conscientes de la trascendencia del momento y que la niña, niño o adolescente ha explicado esta situación a una persona en quien confía, la persona con quien se siente vinculado/da y quien valora que le puede ayudar” destaca Mireia Forner. La respuesta tiene que estar dirigida a contener, acompañar y proteger al niño o adolescente, y en caso de duda, es importante pedir ayuda a los y las profesionales expertos. “La guía es como una caja de herramientas para ayudar a la familia mediante una serie de pautas u orientaciones para afrontar este momento, escuchar, acoger, validar las emociones y acompañar a su hijo o hija, sobre todo en este primer momento, en el que la actitud y la respuesta que se da de protección, credibilidad, y acompañamiento emocional, puede ser clave en su proceso de recuperación”, añade Giuliana Rios.

Un 35% de las niñas, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual sufre secuelas a medio plazo

Uno de cada cinco niños, niñas o adolescentes son víctimas de violencia sexual, según datos del Consejo de Europa. Y entre un 60-85% de los casos esta es infringida por familiares o conocidos, siendo en más de un 90% de los casos el agresor hombre. Un 30-35% de los niños, niñas y adolescentes que viven una situación de violencia sexual presentan secuelas a medio-largo plazo. Entre los síntomas más comunes se encuentran los recuerdos o imágenes intrusivas, el estado emocional negativo persistente con presencia de miedo, rabia, vergüenza o culpa, las dificultades para coger o mantener el sueño y la presencia de pesadillas. Esta sintomatología mejora con un tratamiento especializado. Estos tratamientos a menudo incluyen a profesionales de la Psicología Clínica, el Trabajo Social Sanitario y la Pediatría. En el día a día de este niño, niña o adolescente es crucial el acompañamiento por parte de las familias, así como mantener unos hábitos y rutinas saludables en relación con la alimentación, el ejercicio o el sueño. Realizar actividades que le resulten gratificantes o relajantes y le permitan desconectar, así como mantener reuniones y encuentros con figuras protectoras y de confianza también ayudan al niño o adolescente en su recuperación.

Trabajar la educación afectivo-sexual

La guía Estamos a tu lado cuenta con un apartado dedicado a trabajar la educación afectivo-sexual desde casa. Entre las orientaciones, destacan poner el nombre real y concreto a las partes íntimas del cuerpo, así como concienciar a los niños de que nadie puede tocar sus partes íntimas y que ellos tampoco pueden tocar las de los otros. Otros consejos son respetar los derechos de los niños a no querer dar abrazos, besos u otras muestras de afecto, o trabajar con ellos y ellas las posibles situaciones de riesgo. La guía también da consejos sobre cómo hablar del cuerpo, la sexualidad y las relaciones sexuales basadas en el afecto, la comunicación y el placer, y consentidas por ambas partes, de manera adaptada y en función de la edad. Se incluyen una serie de recursos educativos de interés para las familias. En este apartado también figuran enlaces a vídeos con ejercicios de mindfulness y las Guías de recomendaciones para familiares y para los y las profesionales cuando hay una revelación de violencia sexual en niños, niñas y adolescentes del Departament de Justícia.

Un 35% de las niñas, niñas y adolescentes víctimas de violencia sexual sufre secuelas a medio plazo.

Compartir:

Documentos adjuntos

Guía de atención a la violencia sexual en la infancia y la adolescencia para las familias cuidadoras

Descargar

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.