Vall d'Hebron participa en el documento internacional de posicionamiento sobre el uso de antihipertensivos en pacientes con COVID-19

En la actualidad, ante la ausencia de evidencia científica, no se recomienda una retirada de IECAs o ARA2 en los pacientes hipertensos.

18/03/2020

La doctora Maria José Soler, nefróloga del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario Vall d'Hebron y miembro del grupo NephJC. The Coronavirus Conundrum: ACE2 and Hypertention edition ha participado en el documento de posicionamient sobre la utilización de fármacos antihipertensivos como IECAs o ARA 2 en pacientes infectados por el virus SARS-CoV-2 y con hipertensión elaborado por el grupo. El documento, que se ha publicado en la revista kidney News Online, de la American Society of Nephrology, recomienda no detener el tratamiento con IECAs o ARA II en pacientes con COVID-19 confirmado.

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) y los antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARA2) son tratamientos habituales para la hipertensión arterial.

Diversas organizaciones científicas como el Colegio Americano de Médicos, la Sociedad Europea de Cardiología, Hipertensión Canadá, la Sociedad Cardiovascular Canadiense, la Asociación Renal del Reino Unido y la Sociedad Internacional de Hipertensión, entre otros, corroboran este enfoque.

La pandemia actual asociada con el virus SARS-CoV-2 y la enfermedad Covid-19 no tiene precedentes y los profesionales sanitarios deben afrontar multitud de retos, entre ellos ver si la combinación de fármacos de patologías crónicas influye en la gravedad del paciente con coronavirus.

En este sentido, conscientes de esta preocupación, médicos e investigadores entre los que forma parte la Dra. Soler, que también es investigadora principal del grupo de Nefrología del Vall d'Hebron Instituto de Investigación (VHIR), han elaborado un documento de consenso en función de informes preliminares y artículos que han ido apareciendo en diferentes revistas sobre el papel de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) y los antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARA2) en la regulación de la expresión del gen de la enzima conversora de la angiotensina 2 (ECA2). Varias publicaciones han apuntado que agentes IECAs y ARA2 podrían aumentar la regulación de ECA2 y, por tanto, mejorar o facilitar la entrada del SARS-CoV-2 a las células. Como el virus SARS-CoV-2 utiliza componentes del sistema de renina angiotensina (ECA2 y TMPRSS2) para entrar en las células, parecía plausible que IECAs y ARA2 pudieran agravar o incluso mitigar Covid-19.

La Dra. Soler opina que "en la actualidad ante la ausencia de evidencia científica, no se recomienda una retirada de IECAs o ARA2 en los pacientes hipertensos". "Sin embargo, en pacientes con Covidien-19 confirmado en tratamiento con IECAs/ARA2 debe ser el médico que realiza el seguimiento del paciente quien decida si se debe continuar o suspender el tratamiento de forma individualizada", puntualiza.

Este documento se actualizará en función de nuevas evidencias tanto preclínicas como clínicas, altamente necesarias en la actualidad.

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.