Vall d’Hebron reestructura el modelo organizativo en áreas de conocimiento centradas en el paciente y su patología

El Hospital Universitari Vall d’Hebron ha desplegado 32 áreas de conocimiento, una nueva estructura que rompe las fronteras tradicionales entre los servicios y los colectivos profesionales y que se basa en cuatro objetivos: la atención centrada en la necesidad del paciente, la gestión clínica con alcance territorial, la promoción del trabajo en equipo y de roles competenciales y la intensidad de cuidados.

18/11/2022

El Hospital Universitari Vall d’Hebron ha desplegado un nuevo modelo asistencial de organización que agrupa los diferentes servicios y unidades asistenciales que tienen algo que ver con un problema de salud. Este nuevo modelo consiste en la creación e implementación de 32 áreas de conocimiento (28 específicas y 4 transversales), como por ejemplo el Área del Corazón, el Área de Trasplante de Órgano Sólido o el Área de Atención Postquirúrgica. Esta cifra se puede modificar en un futuro según las necesidades.

Tradicionalmente, los hospitales se han organizado por servicios clínicos y, estos, por unidades funcionales especializadas. Cada servicio corresponde con una de las especialidades acreditadas por el Ministerio de Sanidad. Dentro de los servicios, la estructura de dirección es jerárquica y cada colectivo profesional está muy diferenciado (equipos de medicina, de enfermería, fisioterapia, trabajo social, celadores, etc.). Ahora, Vall d’Hebron ha creado e implementado un nuevo modelo basado en el trabajo interdisciplinario organizado por áreas de conocimiento, la nueva estructura que agrupa los servicios y unidades alrededor de un problema de salud. A modo de ejemplo, el Área del Corazón agrupa las unidades de hospitalización y gabinetes de los Servicios de Cirugía Cardíaca y de Cardiología, la hemodinámica, los hospitales de día y el resto de dispositivos del Hospital que tienen que ver con el corazón. En cuanto a las cuatro áreas transversales, son las que dan atención a todos los pacientes y en todas las edades, desde antes de nacer hasta las personas frágiles adultas.

Los objetivos principales del nuevo modelo son cuatro: dirigir la atención a las necesidades de la persona para mejorar los resultados en salud y la experiencia del paciente; promover una gestión basada en el conocimiento, promoviendo la continuidad asistencial y la coordinación de la atención con el territorio; impulsar el trabajo en equipo y el desarrollo profesional, fortaleciendo la comunicación y la interdisciplinariedad y fomentando nuevos roles profesionales, y por último aplicar un modelo de enfermería basado en la intensidad de cuidados. Para evaluar los resultados en salud de este nuevo modelo, se han identificado factores comunes a las diferentes áreas que se analizarán periódicamente.

La pandemia, un catalizador del nuevo modelo

El segundo semestre de 2019, la Dirección del Hospital empezó a diseñar un nuevo modelo organizativo que diera mejor respuesta a las necesidades de los pacientes del que ofrecía la estructura tradicional. Entonces llegó la pandemia y el Hospital se organizó alrededor de la COVID-19. Las plantas de hospitalización de los diferentes servicios se reconvirtieron en plantas COVID y cuando el número de pacientes disminuía se abría la posibilidad de reordenar la distribución de los pacientes de otro modo. Así nacieron de facto las áreas de conocimiento. “La respuesta que todo el Hospital dio para hacer frente a los retos de la COVID-19 ha dinamizado la puesta en marcha de un nuevo modelo que ya habíamos empezado a diseñar antes de la pandemia y que ha permitido poner al paciente todavía más en el centro de la atención”, explica el Dr. Albert Salazar, gerente del Hospital Universitari Vall d’Hebron.

Se comprobó que una distribución de los pacientes por áreas de conocimiento y por necesidad de intensidad de cuidados tenía más ventajas que la distribución tradicional por servicios. Así, conforme las plantas COVID se vaciaban, se fueron ocupando por las camas de las nuevas áreas de conocimiento. Por ejemplo: un paciente operado de cáncer de pulmón por el Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar tiene unas necesidades de cuidados posteriores a la operación muy diferentes a las de otro paciente trasplantado de pulmón por el mismo Servicio. Antes, los dos estaban hospitalizados en la planta del Servicio. Ahora, se dirigen a áreas diferentes según el nivel de intensidad de cuidados que necesitarán: el primero ingresa en la planta del Área Postquirúrgica mientras que el segundo ingresa en el Área de Trasplante de Órgano Sólido. En ambas áreas hay profesionales de muchas especialidades diferentes trabajando diariamente codo a codo, generando nuevas dinámicas y protocolos que repercuten positivamente en la evolución del paciente operado y en la organización del Hospital.

Siguiendo el ejemplo, dentro del Área Postquirúrgica se pueden distribuir a los pacientes en función del tiempo, de la intensidad y del tipo de cuidado enfermero que necesita cada uno, cosa que aporta un gran beneficio para la evolución clínica del paciente. Así, “la distribución de pacientes por áreas de conocimiento permite distribuir de una manera mucho más óptima a los pacientes en función de la necesidad de atención que necesitan, y por eso esta variabilidad en la intensidad de cuidados ha sido el principal impulsor del cambio de modelo”, afirma el Dr. Albert Salazar. Gracias a esta atención más ordenada y eficiente se pueden anticipar mejor los cuidados y se consigue acortar el tiempo de hospitalización.

Una oportunidad para impulsar nuevos proyectos que ponen al paciente en el centro

La nueva organización por áreas de conocimiento permite impulsar nuevos proyectos que antes hubieran sido más difíciles de implementar. Un ejemplo es el “Programa de capacitación al paciente sometido a trasplante de órgano sólido” que ha implementado el Área de Trasplante de Órgano Sólido, que prevé dar educación sanitaria a las personas hospitalizadas en tres dimensiones: cognitiva, afectiva y habilidades, con el objetivo de que se adapten lo más rápido posible a su nuevo estado de salud después de ser trasplantadas. La nueva distribución por intensidad de cuidados facilita que las enfermeras puedan destinar más tiempo a cada persona en función de sus necesidades y que lleven a cabo proyectos como este.

Las áreas de conocimiento permiten, por lo tanto, concentrar el conocimiento y las competencias de los profesionales sobre un determinado problema de salud. Obviamente, en el modelo tradicional existía una coordinación entre los diferentes servicios y colectivos profesionales para abordar conjuntamente los casos, pero las áreas de conocimiento llevan mucho más allá estos aspectos. Mediante reuniones de área de conocimiento, elaboración de nuevos protocolos conjuntos y el trabajo diario entre personal de diferentes colectivos profesionales y especialidades que antes trabajaban físicamente separados, se consigue consensuar mucho más las tareas que se tienen que hacer, favorecer la fluidez del trabajo y mejorar la continuidad asistencial. Como explica el Dr. Antonio Roman, director asistencial, “no es lo mismo pensar en las patologías del corazón desde el punto de vista del especialista en cardiología que desde la intensidad de cuidados enfermeros o del médico o médica hospitalista, que debe tener una visión holística del paciente. Así, el Hospital puede estar más centrado en trabajar por motivos de salud muy concretos y muy bien definidos, concentrando todo el núcleo de conocimiento y de manos”, asegura el Dr. Antonio Roman. Además, las áreas también permiten perfeccionar los procesos clínicos y la comunicación entre diferentes dispositivos.

Las áreas de conocimiento, pero, no se centran únicamente en la atención a personas ingresadas: también serán la estructura que ordenará el nuevo modelo de atención ambulatoria que se pondrá en marcha aprovechando el impulso que brindará el estreno del futuro Edificio de Atención Ambulatoria, que se empezará a construir próximamente. Como explica el Dr. Antonio Roman, este nuevo modelo de gestión asistencial “no se basa únicamente en el proceso de atención hospitalaria sino que aborda todo el seguimiento del paciente en el territorio, en todos los dispositivos del recorrido que sigue la persona”. Las guías y las trayectorias clínicas se trabajan pensando a la vez en el hospital y en el territorio.

La creación y el impulso de nuevos roles profesionales para mejorar la atención del paciente

“La organización por áreas de conocimiento permite identificar mejor las necesidades del paciente para cada problema de salud”, afirma Mari Àngels Barba, directora de Enfermería. Esto ha puesto de relevo la necesidad de crear e impulsar roles de profesionales que cubran estas necesidades, como son el médico o médica hospitalista, las enfermeras de práctica avanzada y los celadores y administrativos asistenciales. El médico hospitalista es un nuevo rol asistencial que lleva a cabo un facultativo especialista en medicina interna, ya que dispone del conocimiento más transversal y global del estado de salud en todas las patologías asociadas de los pacientes, como por ejemplo la hipertensión, la diabetes o la obesidad. Hay determinadas áreas donde se ha identificado la idoneidad de implementar este nuevo rol, como es la Postquirúrgica, debido a que en esta área hay pacientes operados por parte de muchas especialidades diferentes. De este modo, el hospitalista complementa perfectamente el conocimiento de los diferentes especialistas en cirugía que componen el área y, además, las enfermeras pueden coordinarse de manera idónea con este perfil de facultativo con un conocimiento global.

La enfermera de práctica avanzada (EPA) es una enfermera especializada que ofrece una atención directa al paciente crónico complejo, ejerciendo un rol avanzado en la práctica enfermera y basándose en los indicadores de calidad de salud. En el Hospital Universitari Vall d’Hebron “ya hace unos años que se está impulsando esta figura, pero la ordenación por áreas de conocimiento permite identificar perfectamente dónde hay una necesidad de salud que una EPA puede atender”, explica Mari Àngels Barba. Así, por ejemplo, en el Área de Lesionados Medulares se ha implementado la enfermera de práctica avanzada en lesiones medulares para atender específicamente a los pacientes con estas afectaciones.

Por último, se han creado dos nuevos roles que se integran a los equipos y a las reuniones de trabajo de las diferentes áreas como son el celador asistencial especializado en su área de conocimiento -no necesita la misma formación un celador del Área Quirúrgica que un celador del Área de Neonatos- y el administrativo o administrativa asistencial, que puede liberar tiempo de facultativos y enfermeras haciendo tareas necesarias para el funcionamiento del área, como la gestión de los espacios y materiales de la planta o la ayuda administrativa que ofrecen a los pacientes.

Una Jornada de Áreas de Conocimiento para poner en valor los proyectos

Para poner en valor los diferentes proyectos que están impulsando las 32 áreas de conocimiento del Hospital, ayer, 17 de noviembre, se celebró la Jornada de Áreas de Conocimiento. Mediante cuatro mesas redondas, diferentes representantes de áreas presentaron a sus compañeros y compañeras los proyectos que están impulsando para mejorar la atención a los pacientes.

El papel de las enfermeras se ha potenciado en este nuevo modelo organizativo y se han creado nuevos roles como el administrativo o administrativa asistencial

Compartir:

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vhebron.net, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.