El yoga oncológico aterriza en Vall d’Hebron de la mano del nuevo espacio Domum en el Hospital de la Mujer

El model Domum transforma el concepte d’atenció hospitalària cap a una assistència més propera i humana en el càncer, el ioga funciona com a teràpia complementària als tractaments mèdics;i beneficia als pacients abans, durant i en acabar el tractament

17/02/2023

Adriana Jarrin, una de las instructoras de yoga oncológico del Hospital Universitario Vall d’ Hebron –además de doctora en Antropología y formadora de yoga terapéutico– tiene una pequeña entrevista individual con las pacientes antes de empezar la sesión: una hora de yoga en el nuevo espacio Domum del Hospital de la Mujer. Se los pregunta cómo se encuentran y se los pide que llenen una ficha donde recopila datos sobre el diagnóstico, síntomas de la enfermedad, el tratamiento, las limitaciones físicas y cómo se sienten emocionalmente. “Con esta información puedo orientar la práctica de manera segura y adaptar la clase a las necesidades de cada persona para potenciar los beneficios del yoga”, explica la profesora. Las clases están dirigidas tanto a personas con cáncer como a sus familiares o acompañantes. En la primera sesión, con la que el yoga para pacientes oncológicos aterriza en el Hospital Universitario Vall d’Hebron, está Roxana. Tiene mucho dolor en la cadera y a través de ejercicios adaptados, la respiración y la meditación, la ayuda a relajarse y a encontrar un espacio de comfort dentro de su cuerpo. También le da herramientas para llevárselas a casa, como unos trucos contra el insomnio. Le enseña a respirar con el abdomen y a relajar el sistema nervioso acariciando las costillas y el abdomen.

Con esta primera clase de yoga oncológico, el Hospital Universitario Vall d’Hebron y la Fundación Nous Cims, dan por inaugurado el nuevo espacio Domum en el Hospital de la Mujer. Se ha transformado la sala de espera en un cuarto de estar humanizado con butacas, mobiliario ergonómico, rincones íntimos y lugar para trabajar, para que cada paciente y sus acompañantes escojan cómo quieren pasar la espera y los intervalos entre las visitas y los tratamientos. Al acabar el grosor de las consultas, el espacio puede transformarse en una sala polivalente para las clases de yoga, talleres, charlas y otras actividades que requieran los pacientes. El nuevo espacio Domum del Hospital de la Mujer, un espacio terapéutico pensado para fomentar el bienestar emocional de personas en proceso oncológico, ha empezado su marcha con las primeras sesiones de yoga oncológico que se hacen en el Hospital Vall d’Hebron. Pero igual que  pasa en el Domum del hospital general, más allá de renovar el espacio físico, el modelo Domum transforma en el Hospital de la Mujer el concepto de atención hospitalaria hacia una asistencia más próxima y humana en el cáncer, y ofrece un amplio abanico de actividades.

Durante la mañana, el nuevo espacio funciona básicamente como sala de espera. Aunque no es una sala de espera convencional. Está pensada para los pacientes y para hacer su estancia lo más cómoda y adaptada a sus necesidades. Hay zonas habilitadas de trabajo con puntos de recarga de aparatos electrónicos para permitir a los y las pacientes trabajar o seguir con su día a día; sofás para socializar y butacas donde recogerse para encontrar intimidad. Y durante la tarde, la sala polivalente se reinventa para ofrecer actividades que van desde la gestión de las emociones, al refuerzo de capacidades cognitivas.

Los miércoles, de 17.00 a 18.00 horas hay yoga oncológico, pero también hay agendados talleres de sexualidad y afectividad, nutrición saludable, estética e imagen, y charlas científicas a cargo del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO). Actividades y charlas buscan la mejora del bienestar físico, emocional y social de los enfermos y sus familiares.

Los beneficios del yoga para pacientes oncológicos, una práctica extendida a hospitales internacionales

El yoga oncológico ha tenido muy buena acogida. La práctica del yoga como terapia complementaria a los tratamientos médicos permiten atender la persona desde una perspectiva holística de la salud. Los pioneros en introducirlo fueron el Memorial Sloan Kettering Cancer Center y la Clínico Mayo de Estados Unidos en 1999, donde se han observado buenos resultados. De hecho, el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos recomienda la práctica de yoga para reducir la depresión, el estrés y mejorar la calidad de los pacientes oncológicos. “El yoga oncológico es un ejercicio adaptado que combina yoga clásico y restaurativo”, explica Adriana Jarrin. “La combinación de técnicas de relajación, respiración, concentración, movimiento y estiramientos favorecen la rehabilitación y la flexibilización de la musculatura afectada por las cirugías, la movilidad articular, la regulación del tráfico intestinal, la activación del sistema inmunitario, reduce la inflamación, estimula la segregación de antioxidantes, protege el ADN del deterioro del envejecimiento, aumenta la capacidad respiratoria y la mejora del insomnio”, describe. Y a nivel emocional, “permite relajar el sistema nervioso, ayuda a gestionar las emociones, fortalece la autoestima, mejora la concentración y promueve la creación de redes de apoyo”, añade. Gracias a estos beneficios, la práctica de yoga se ha visto que ayuda a rebajar el consumo de medicación adyuvante para el dolor, los trastornos digestivos, la ansiedad y el sueño y contribuye a mejorar la adherencia a los tratamientos farmacológicos convencionales para controlar el cáncer.

Las sesiones de yoga en el espacio Domum de Vall d’Hebron hospital de la Mujer se hacen con una silla como apoyo y otras herramientas como antifaces para favorecer la relajación, juego de luz, cintas de yoga para trabajar la simetría y los estiramientos. Cada mes habrá sesiones en abierto, para promover la participación y en grupos cerrados para personalizar las prácticas a los y las pacientes.

 

La práctica de yoga se ha visto que ayuda a rebajar el consumo de medicación adyuvante para el dolor, los trastornos digestivos, la ansiedad y el sueño y contribuye a mejorar la adherencia a los tratamientos farmacológicos convencionales para controlar el cáncer

Compartir:

Noticias relacionadas

Profesionales relacionados

Suscríbete a nuestros boletines y forma parte de la vida del Campus

Selecciona el boletín que quieres recibir:

La aceptación de estas condiciones, supone que da el consentimiento al tratamiento de sus datos personales para la prestación de los servicios que solicita a través de este portal y, si procede, para hacer las gestiones necesarias con las administraciones o entidades públicas que intervengan en la tramitación, y su posterior incorporación en el mencionado fichero automatizado. Podéis ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndoos por escrito a web@vallhebron.cat, indicando claramente al asunto "Ejercicio de derecho LOPD".
Responsable: Fundació Hospital Universitari Vall d’Hebron – Institut de Recerca.
Finalidad: Gestionar el contacto del usuario.
Legitimación: Aceptación expresa de la política de privacidad.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión y portabilidad de los datos, limitación y oposición a su tratamiento. 
Procedencia: El propio interesado.